Cada persona tiene sexo, no género

Ante el riesgo de que se imponga en las escuelas una ideología de género como un pensamiento único y científico que la Iglesia no puede aceptar, la Congregación para la Educación Católica elaboró el documento “Varón y mujer los creó”.


Educación Católica


Partiendo del hecho de que la ideología de género ha estructurado y propuesto caminos educativos que transmiten una concepción de la persona y de la vida pretendidamente neutra, pero que en realidad reflejan una antropología contraria a la fe y a la justa razón, el documento “Varón y mujer los creó” ofrecer reflexiones para orientar quienes están comprometidos con la educación de las nuevas generaciones a abordar metódicamente las cuestiones más debatidas sobre la sexualidad humana.

El escrito, firmado por el cardenal Giuseppe Versaldi, prefecto de la Congregación para la Educación Católica, advierte del riesgo por la desorientación antropológica, que caracteriza ampliamente el clima cultural de nuestro tiempo ha contribuido a desestructurar la familia, con la tendencia a cancelar las diferencias entre el hombre y la mujer, consideradas como simples efectos de un condicionamiento histórico-cultural.

El prelado aseguró que “Varón y mujer los creó”, no es un documento doctrinal, sino más bien metodológico en el que se ofrecen propuestas de cómo educar a las generaciones más jóvenes para que se ocupen de estos temas en un momento en que hay mucha confusión al respecto.

El escrito señala que actualmente, “en muchos casos, han sido estructurados y propuestos caminos educativos que transmiten una concepción de la persona y de la vida pretendidamente neutra, pero que en realidad reflejan una antropología contraria a la fe y a la justa razón. La Iglesia no puede fallar en nuestra identidad al adherirnos a un solo pensamiento que quisiera abolir la diferencia sexual reduciéndola a un mero hecho ligado a las circunstancias culturales y sociales”, resalta.

El documento destaca que la visión antropológica cristiana ve en la sexualidad un elemento básico de la personalidad, un modo propio de ser, de manifestarse, de comunicarse con los demás, de sentir, de expresar y de vivir el amor humano. Por eso, es parte integrante del desarrollo de la personalidad y de su proceso educativo. “Verdaderamente, en el sexo radican las notas características que constituyen a las personas como hombres y mujeres en el plano biológico, psicológico y espiritual, teniendo así mucha parte en su evolución individual y en su inserción en la sociedad”.

La ideología de género ha provocado que se presente una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia, lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo.

La respuesta de la Iglesia frente a este fenómeno, señala la Congregación para la Educación Católica, es la educación al amor, la cual tiene que ofrecer, como lo señaló el Concilio Vaticano II, «una positiva y prudente educación sexual» dentro del derecho inalienable de todos de recibir «una educación, que responda al propio fin, al propio carácter; al diferente sexo, y que sea conforme a la cultura y a las tradiciones patrias, y, al mismo tiempo, esté abierta a las relaciones fraternas con otros pueblos con el fin de fomentar en la tierra la verdadera unidad y la paz.

La Iglesia busca un diálogo sobre la cuestión del género en la educación, la Congregación para la Educación Católica señala que es necesario tener presente la diferencia entre la ideología de género y las diferentes investigaciones al respecto realizadas por diferentes ciencias humanas.

El documento destaca que “mientras que la ideología pretende, como señala papa Francisco, responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles, pero busca imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños y, por lo tanto, excluye el encuentro, no faltan las investigaciones sobre el género que buscan profundizar adecuadamente el modo en el cual se vive en diferentes culturas la diferencia sexual entre hombre y mujer. Es en relación con estas investigaciones que es posible abrirse a escuchar, razonar y proponer”.

“Varón y mujer los creó” es un documento con el que la Iglesia sale al encuentro de personas en el tema de investigación de género para crecer en la comprensión mutua, busca establecer un diálogo sobre la base de argumentos que no requieren la adhesión a la fe católica, a través de tres actitudes: escuchar, razonar y proponer. Subrayando que la Iglesia no está de acuerdo con la ideología de género.

El cardenal Giuseppe Versaldi dijo que al proponer el camino del diálogo basado en argumentos de la razón, “respetamos posiciones alejadas de las nuestras y pedimos que se respeten las nuestras”. Al referirse a que incluso dentro de las escuelas y universidades católicas, por oponerse a la ideología de género la Iglesia es tachada de retrógrada incluso por los mismos estudiantes, lo cual reprochó toda vez que no va a cambiar su pensamiento al respecto, además que quienes se inscriben a estas instituciones académicas lo hacen sabiendo que son católicas.

 

Te puede interesar: Ideología de género ha desparecido a la mujer

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.