En el mundo hay 50 millones de personas en situación de esclavitud moderna

Los migrantes son particularmente vulnerables al trabajo forzoso y a la trata de personas, ya sea causada por la migración irregular, o por las prácticas de contratación injustas y poco éticas.



En el mundo hay cincuenta millones de personas que viven en situación de esclavitud moderna, de estas personas 28 millones realizaban trabajos forzados y 22 millones estaban atrapadas en matrimonios forzados, reveló un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según el informe “Estimaciones mundiales sobre la esclavitud moderna”, el número de personas en situación de esclavitud moderna ha aumentado considerablemente en los últimos cinco años, de tal manera que en 2021 se sumaron 10 millones más de personas en esta circunstancia en comparación con las estimaciones mundiales de 2016, además de que las mujeres y los niños siguen siendo desproporcionadamente vulnerables.

De acuerdo al análisis, la esclavitud moderna se da en casi todos los países del mundo, y atraviesa líneas étnicas, culturales y religiosas, el 52 por ciento de todos los trabajos forzados y una cuarta parte de todos los matrimonios forzados se encuentran en países de renta media-alta o alta.

La mayoría de los casos de trabajo forzoso que representa el 86 por ciento, se localizaron dentro de la economía privada y el restante 14 por ciento se dio en el ámbito estatal.

Según los hallazgos del estudio se encontró que el 63 por ciento de los afectados por esta forma de explotación trabaja en diversos sectores y 23 por ciento se desempeña en la explotación sexual comercial forzosa, un área en la que casi cuatro de cada cinco personas son mujeres o niñas.

El número total de mujeres y niñas en situación de trabajo forzoso suma 11.8 millones, mientras que el número de niños que lo padecen y tampoco acuden a la escuela son más de 3.3 millones.

Por otra parte, el informe de la OIT indica que el trabajo forzoso impuesto por el Estado representa el 14 por ciento de las personas sometidas a trabajo forzoso.

Asimismo, señala que casi una de cada ocho personas que realizan trabajos forzados son niños (3.3 millones) y más de la mitad de ellos se encuentran en situación de explotación sexual comercial.

Otro de los aspectos que resalta el informe es el de los trabajadores migrantes, quienes presentan más del triple de probabilidades de estar en situación de trabajo forzoso que sus contrapartes no migrantes.

Aunque la migración por causas laborales tiene un efecto ampliamente positivo en las personas, los hogares, las comunidades y las sociedades, este hallazgo demuestra cómo los migrantes son particularmente vulnerables al trabajo forzoso y a la trata de personas, ya sea causada por la migración irregular, o por las prácticas de contratación injustas y poco éticas, asegura el análisis.

El director general de la OIT, Guy Ryder, calificó de “escandaloso” el hecho de que no se produzcan mejoras en la situación de esclavitud, ya que “nada puede justificar” la perpetuación de “este abuso fundamental de los derechos humanos”.

“Sabemos lo que hay que hacer, y sabemos que se puede hacer. Es fundamental contar con políticas y regulaciones nacionales eficaces. Pero los gobiernos no pueden hacerlo solos. Las normas internacionales proporcionan una base sólida, y es necesario un enfoque que incluya a todas las partes. Los sindicatos, las organizaciones empresariales, la sociedad civil y los ciudadanos de a pie tienen un papel fundamental que desempeñar”, apuntó.

Por su parte, el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), António Vitorino, destacó que el informe “subraya la urgencia de garantizar” que cualquier forma de migración “sea segura, ordenada y regular”.

Agregó que “la reducción de la vulnerabilidad de los migrantes al trabajo forzoso y a la trata de personas depende, en primer lugar, de marcos políticos y jurídicos nacionales que respeten, protejan y hagan realidad los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos los migrantes -y de los migrantes potenciales- en todas las etapas del proceso migratorio, independientemente de su situación migratoria”.

El informe de la OIT propone una serie de recomendaciones que considera que de asumirse en conjunto y con rapidez, supondrían un avance significativo para acabar con la esclavitud moderna.

Entre las propuestas menciona la importancia de mejorar y hacer cumplir las leyes y las inspecciones de trabajo; poner fin al trabajo forzoso impuesto por el Estado; reforzar las medidas para combatir el trabajo forzoso y la trata de personas en las empresas y las cadenas de suministro; ampliar la protección social, y reforzar las protecciones legales, incluida la elevación de la edad legal para contraer matrimonio a los 18 años sin excepción.

Asimismo, considera necesario abordar el mayor riesgo de trata y trabajo forzoso para los trabajadores migrantes, promover la contratación justa y ética, y un mayor apoyo a las mujeres, niñas y personas vulnerables.

Te puede interesar: Informalidad, base de la recuperación laboral en América Latina: OIT 

@yoinfluyo 

comentarios@yoinfluyo.com 

¡Califica este contenido!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir

Lo más visto

También te puede interesar

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.