Hacen posible el reciclaje del unicel

El unicel es un plástico espumado con una textura blanda; es desechable, no se pudre, pero su degradación tardará más de 500 años.


Reciclaje de unicel


Todos conocemos el unicel, pues a lo largo de nuestra vida lo hemos utilizado, ya sea en platos desechables, empaques de comida o para proteger objetos frágiles; sin embargo, el tiempo de uso que le damos es mínimo comparado con los años que tardará en degradarse.

Este material es conocido como “desecho de un solo uso” pues el tiempo de vida útil es aproximadamente de 10 a 15 minutos, después, se convierte automáticamente en un desecho y su descomposición tomará más de 500 años.

El unicel y su daño catastrófico

El unicel, nombre comercial del poliestireno expandido, es un plástico espumado con una textura blanda, es desechable y es utilizado en gran parte porque no se pudre y no se le crean hongos. En México se fabrican más de 60 mil toneladas de unicel al año y el proceso de creación de este material produce gases clorofluorocarbonados que afectan la capa de ozono y aumentan los estragos del efecto invernadero.

Además, de acuerdo con Douglas McCauley, profesor de Biología Marina en la Universidad de California, el poliestireno es sumamente dañino en ecosistemas marinos, debido a que provoca problemas mecánicos y biológicos a los animales.

“El poliestireno actúa como una pequeña esponja, recogiendo y concentrando algunos de los contaminantes más dañinos del océano”, indicó McCauley respecto a los pedazos de unicel que cientos de peces y tortugas tragan a diario. Por si fuera poco, el material se queda en el organismo de los animales hasta que mueren, posteriormente ingerimos pescado y es así como ese material tóxico llega a nuestro organismo.

Por otro lado, muchas sopas instantáneas o alimentos vienen en empaques de este material y al introducirlos al microondas para calentar la comida, el calor de este aparato doméstico provoca que el poliestireno expulse dioxinas que pueden causar envenenamiento o incluso cáncer.

Leer: Microplásticos, veneno invisible 

La UNAM da una solución al problema

En varios estados de México ya se ha prohibido el unicel, pero aún faltan muchas medidas para eliminar por completo el uso del material, que por su composición, resulta extremadamente difícil de reciclar o utilizarlo para fines diferentes para los que fue creado.

Frente a ello, alumnos de la Facultad de Ingeniería en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) construyeron la maquina Reps-01, que tiene la capacidad de transformar unicel de cualquier tipo en plástico reciclado.

José Luis Hinojosa y Héctor Ortiz, estudiantes de Ingeniería, son los creadores de esta máquina que pretende sensibilizar a la población respecto a los beneficios de reciclar. La máquina Reps-01 funciona mediante un proceso de termodensificación, lo que significa que por medio de calor se extrae la materia prima del unicel, convirtiéndola en pequeñas bolitas de plástico también llamadas pellets, con las que se pueden fabricar artículos de plástico reciclado, como reglas, plumas, tapas y casi cualquier otro artículo.

“Gracias a la innovación y al compromiso de estos jóvenes estudiantes, se ha desarrollado esta tecnología en México… permite por primera ocasión que el unicel sea procesado con un equipo hecho 100% por ingenieros mexicanos”, indicó José Gonzalo Guerrero Zepeda, director de la facultad de ingeniería de la UNAM.

 

Te puede interesar: Para cuidar el ambiente no basta renunciar a los popotes 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.