En México, 11.3% de niños en edad escolar tiene discapacidad auditiva

En el país, sólo hay 51 escuelas especializadas para pacientes con algún grado de hipoacusia, que es la pérdida auditiva en las personas.



En México, radican alrededor de 38.5 millones de niños y niñas que tienen el derecho a cursar la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior; sin embargo, 11.3 por ciento presenta algún tipo de discapacidad auditiva.

Se denomina sordera o hipoacusia al déficit funcional que ocurre cuando una persona pierde capacidad auditiva en menor o mayor grado. La cual puede presentarse en forma unilateral, cuando afecta un solo oído, o bilateral, cuando afecta ambos oídos.

A pesar de que ya se cuenta con tratamiento como los audífonos e implantes cocleares o de conducción ósea, la barrera auditiva todavía puede hacerse presente y más aún con la reciente adaptación a las clases en línea.

“Un niño o adolescente que presente algún tipo de pérdida auditiva, ya sea permanente o transitoria, se enfrentará a un déficit en desarrollo de habilidades cognitivas y del lenguaje que pueden afectar su proceso educativo; por lo que esto representa que, aunque su edad escolar sea la ideal, su edad auditiva lleva un retraso, de ahí la importancia de la detección temprana”, explicó el doctor Fernando Díaz Rojas, director comercial de MED-EL México.

Ante esta situación, Díaz Rojas dijo que es un desafío para los estudiantes y para el sistema educativo actual, ya que de acuerdo con la Unión Nacional de Sordos México (UNSM A.C), sólo hay 51 escuelas especializadas para pacientes con algún grado de hipoacusia.

“A pesar de esta situación, los profesores pueden ser grandes aliados dentro del aula para identificar a un alumno con problemas auditivos o para integrar a estudiantes implantados a sus clases”, subrayó el especialista.

Fernando Díaz Rojas dijo que cuando las clases se retomen, la dinámica en el aula será diferente y que el uso de cubrebocas o caretas puede dificultar que un paciente con implante coclear o de conducción ósea entienda por completo las sesiones, por lo que el uso de la tecnología puede ser una gran alternativa; actualmente existen collares inductivos, sistemas de conductividad que se usan por medio de celulares se conectan a los dispositivos implantados y con eso se facilita la comunicación entre el docente y al alumno.

“La estancia escolar es una de las mejores épocas de la vida, exhortamos a los padres y madres de familia a estar pendientes de la audición de sus hijos para obtener una mejor calidad de vida, además de pedirles a los profesores que sean un apoyo en las aulas”, destacó el director comercial de MED-EL México.

La sordera se clasifica en función de la cantidad de pérdida auditiva:

Algunas recomendaciones que pueden ayudarlos a identificar a estos alumnos:

• Al llamarlos o solicitarles algo, no responde.
• Tienen problemas para distinguir de dónde provienen los sonidos.
• Requiere que se le repitan las indicaciones constantemente
• No cumple órdenes o malinterpreta instrucciones.
• Cuando se emite una orden, voltea a ver a sus compañeros para imitarlos.
• Pregunta “¿qué?” con frecuencia.

 

Te puede interesar: Mueren 283 menores por COVID-19 en el país 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.