Obsesión por comer “sano” también causa daño a la salud

La ortorexia llevada al extremo es tan peligrosa como la anorexia. Lo ideal es tratar con terapias cognitivas-conductuales y hasta con tratamientos farmacológicos de la mano de un experto.



¿Sabías que… la obsesión por comer sano te puede llevar a tener ortorexia nerviosa?, la cual provocará desnutrición, anemia, osteoporosis, problemas cardiovasculares y en casos extremos, la muerte.

De acuerdo con el Laboratorio de Datos contra la Obesidad (LabDO), este desorden alimenticio , aun cuando está motivado por el deseo de alcanzar una salud óptima, tiene el riesgo de provocar deficiencias nutricionales, pérdidas de peso mayores de lo normal, complicaciones médicas en general y una mala calidad de vida.

La ortorexia es un desorden alimenticio y esta palabra se acuñó en 1997 por Steve Bratman, quien es médico y refiere que esta predilección por alimentarse sano se transforma en enfermedad cuando se vuelve una obsesión.

Algunas de las señales que pueden ser detonantes de esta enfermedad son: dedicar demasiado tiempo a elegir y preparar alimentos interfiriendo tus actividades diarias; sentir ansiedad, culpa y al consumir algo poco saludable; que tu paz dependa de manera excesiva con lo que comas; eliminar alimentos y ampliar reglas para mejorar la salud; que la dieta ha hecho perder más peso provocando la desnutrición.

Este padecimiento ha aumentado en las últimas dos décadas, sobre todo por el incremento en los casos detectados. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 28 por ciento de la población mundial padece esta alteración, la cual hasta el momento no es considerada como un trastorno psiquiátrico.

Expertos de la UNAM mencionan que el factor socioeconómico de las personas con ortorexia tiene mucho que ver, ya que las que tienen una solvencia estable son las más afectadas al consumir productos orgánicos que tienen precios elevados.

Investigaciones recientes indican que la distribución de sexos y edades que padece ortorexia aún no se ha delimitado. Lo ideal es tratar con terapias cognitivas-conductuales y hasta con tratamientos farmacológicos de la mano de un experto.

La ortorexia llevada al extremo es tan peligrosa como la anorexia. Sin embargo, mientras una persona anoréxica quiere principalmente perder peso, una persona con ortorexia busca sentirse pura. En ambos casos las condiciones pueden llevar a la muerte.


Te puede interesar: Ven equivocación en focalizar lucha anticrimen sólo en 2% del país

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.