Tres delegaciones en la CDMX suman 50 por ciento de homicidios dolosos

El delito de homicidio doloso creció en la Ciudad de México un 29.2 % de 2009 a 2016. Los puntos críticos donde se cometen creció un 26 por ciento. 



“La violencia no es normal… y es posible salvar vidas” señaló Edna Jaime, presidenta de México Evalúa durante la presentación del informe 5 013 homicidios en CDMX, Análisis espacial para la reducción de la violencia letal, que reúne información sobre el delito de homicidio doloso en la capital del país en el periodo de 2009 a 2016.

El número 5 013 se refiere al número de víctimas mortales ubicadas en la investigación. Los datos analizados fueron proporcionados por la Secretaría de Seguridad Pública de la CDMX. Jaime subrayó que además, previo al estudio, solicitaron información a diferentes procuradurías, pero sólo en la capital contaban con los datos y tuvieron la disposición de compartirlos.

El estudio reveló que, durante el periodo de análisis, la tasa de homicidio en la Ciudad aumentó en un 29.2 % no obstante entre los años 2012 y 2018, el crecimiento fue de 63.5 %.

La presentación a fondo del estudio corrió a cargo de David Ramírez de Garay, Coordinador del Programa de Seguridad de México Evalúa, quien llamó la atención sobre el considerable aumento de homicidios por arma de fuego y subrayó que esto tiene consecuencias en la comunidad como cambiar las rutinas, evitar salir a la calle, entre otras. 

Indicó que menos del 7 % de los delitos se denuncian y el delito más frecuente es el robo o asalto.

Durante la presentación del informe se mencionó que, tras una revisión de la información recibida, que constó de 6 418 reportes, finalmente sólo entraron en el estudio 4 663 asuntos, ya que el resto, 27 %, tenía diversos problemas para la localización del lugar donde ocurrió el delito. 

El análisis arrojó que sólo tres delegaciones concentran el 50 % de los homicidios en la Ciudad de México: Iztapalapa con el 23 %; Gustavo A. Madero con el 17, y Cuauhtémoc con 10 por ciento.

Se detectó que los homicidios están concentrados en ciertas zonas de la ciudad, las cuales no reportan cambios importantes a lo largo de los ocho años estudiados. Lo anterior revela que el problema debe atacarse de manera diferenciada en la ciudad. 

David Ramírez señaló que los puntos críticos son aquellos cuya incidencia de homicidios dolosos es mayor a la media registrada en la ciudad. En este sentido hay un aumento de 26 % de los puntos críticos en la CDMX.

Algunas zonas problemáticas están ubicadas en las delegaciones Cuauhtémoc y Venustiano Carranza, en el área de Tepito. También se destacan las salidas a la autopista de Pachuca, así como la salida a Puebla, además de los límites con el Estado de México, y algunas delegaciones como Iztapalapa y Tláhuac, entre otros. 

Sin embargo, se detectó que sólo dos zonas han sido punto crítico de manera ininterrumpida durante los 8 años: las delegaciones Cuauhtémoc y Venustiano Carranza en la zona de Tepito. Lo anterior implica atención inmediata en la zona.

Dentro de algunos factores explicativos en materia de homicidios, el estudio señala el hacinamiento en el número de habitantes por recámara en una casa y el nivel educativo. Por otro lado, Ramírez de Garay subrayó “los nulos efectos de los módulos de policía”. También se evidenció que las unidades habitacionales o manzanas contenedoras aportan factores que abonan a la delincuencia.

Paola Ojeda, responsable de la vinculación del gobierno electo en la Ciudad de México con organizaciones sociales, señaló que la calidad y desagregación de la información es fundamental y subrayó que los policías tienen mucha información referente a los homicidios, pero no hay mecanismos adecuados para compartirla y generar nuevas estrategias.

También señaló que la Jefa Gobierno electa, Claudia Sheinbaum, retomará la estrategia de seguridad que siguió Andrés Manuel López Obrador cuando gobernó la ciudad.

Dicha estrategia contempla coordinaciones territoriales de seguridad pública y procuración de justicia, así como la reunión diaria con los responsables de la seguridad, que se replicaba en 70 coordinaciones, y a la cual se invitaba al menos una vez a la semana a la ciudadanía.

Bernardo León Olea, excomisionado municipal de Seguridad Pública en Morelia, Michoacán, en su comentario al estudio, señaló que el trabajo coordinado con las policías locales genera una gran diferencia en materia de seguridad. 

Consideró que se deben fortalecer a las policías municipales y que en México, se ha atendido el problema de arriba hacia abajo, cuando debe ser al revés. 

La policía es un “facilitador de la vida social”, indicó León Olea, pero pensamos más en ella como un aparato opresor del Estado, agregó. 

Respecto de la cifra negra de delitos, es decir todos aquellos que no se denuncian, manifestó que es alta porque el Ministerio Público no tiene capacidad para recibir denuncias y su modelo de recolección “es obsoleto desde hace 100 años”. Sugirió impulsar un nuevo modelo para que todos los policías puedan recibir denuncias y se abata la cifra negra.

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.