Sin respuestas ni justicia a 12 años de la desaparición de Oscar Enamorado

Ana Enamorado y otras madres centroamericanas con hijos desaparecidos en territorio mexicano denunciaron que México es un país conocido en el mundo por su impunidad y exigieron al gobierno que deje de burlarse de su dolor.



Frente a la Fiscalía General de la República, Ana Enamorado, madre de Oscar López Enamorado, desaparecido en México hace 12 años, alzó la voz por las madres centroamericanas con hijos desaparecidos en territorio mexicano y denunció la falta de acción, el trabajo nulo, la impunidad y la corrupción de autoridades mexicanas.

En 12 años de búsqueda, Ana ha sido maltratada por autoridades mexicanas, como cuando intentaron entregarle cenizas falsas que supuestamente eran de su hijo y aunque Oscar tiene abiertas cinco carpetas de búsqueda en distintas dependencias y un expediente con 23 tomos, las autoridades no han dado respuestas. Hasta 2020 (10 años después de la desaparición de Oscar) por primera vez, autoridades buscaron físicamente pistas del joven.

Al evento se invitó a más de 15 funcionarios, entre los que estaban Rosario Piedra Ibarra, presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos; Karla Quintana, comisionada de la Comisión Nacional de Búsqueda; Alejandro Gertz Manero, fiscal General de la República; Martha Yuridia Rodríguez Estrada, comisionada ejecutiva de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, entre otros y consulados de Nicaragua, Perú y Honduras, pero ninguno asistió.

“Se les invitó por muchos canales, por correo, les mandé WhatsApp y hoy no están… somos un estorbo para las autoridades”, aseguró Ana Enamorado y recalcó que las autoridades son parte de la corrupción, pues “no buscan, no hacen nada y son parte de los grupos delictivos que se llevan a nuestros hijos”.

El inicio de una pesadilla que ha durado 12 años

A las 9:30 de la mañana del día 19 de enero de 2010, Ana Enamorado se comunicó por última vez con su hijo Oscar Antonio López Enamorado y desde entonces han pasado 4 mil 384 días, 36 minutos y 44 segundos sin saber el paradero de Oscar, joven hondureño desaparecido en El Carrizo, Jalisco.

Oscar es originario de la ciudad de Santa Bárbara, Honduras, conocida por las fabricas, maquilas y por la violencia extrema que se vive, colocándose entre las ciudades más violentas de Centroamérica. La falta de oportunidades e inseguridad orillaron a Oscar a salir de su país para buscar oportunidades y un mejor futuro.

En entrevista con Yo Influyo, Ana Enamorado explicó que el amor por su hijo es la mayor fuerza para seguir luchando, “el amor tan grande que le tengo a mi hijo me ha sostenido, es lo que me tiene en pie” y con voz entrecortada, aseguró que tal vez ella no vuelva a abrazar o ver a su hijo, pero hay mucho por que luchar y hay muchas otras madres a las que quiere ayudar y evitarles todo lo que ella ha pasado.

Conoce y difunde la historia de otras madres que buscan a sus hijos

Durante el evento, la historia de Ana no fue la única, también se escucharon los reclamos llenos de dolor de otras madres de desaparecidos que exigen al gobierno mexicano justicia y que se respete su derecho a buscar a sus seres queridos, y sin importar visas o pasaportes, se les permita venir a México a hacer el trabajo que autoridades corruptas ignoran.

Entre llanto, Silvia de la Cruz, originaria de Perú, explicó que, junto con su esposo, vino a México a buscar a su hijo Jeancarlo Román de la Cruz, que desapareció hace nueve meses en ciudad Acuña, Coahuila, pero entre la desesperación por encontrarlo, su esposo se expuso en la búsqueda y ahora también esta desaparecido. Silvia suplicó a autoridades ayuda y atención a su caso, pues en Perú la esperan otras dos hijas.

Marina Castillo, desde una videollamada, explicó que no supo más de su sobrino Jordi Ariel Castillo, que fue deportado a Nogales, Sonora, hace 10 meses y aunque ha tratado de meter denuncias, no son tomadas en cuenta, pues autoridades afirman que la situación en la que Jordi desapareció no es motivo de búsqueda.

Por otro lado, la historia de Patricia Manzanares demuestra que ni para los mexicanos hay justicia, pues Juan Hernández Manzanares era un policía de investigación que fue desaparecido de su hotel en San Nicolás de las Garzas, Nuevo León, en 2011 y desde entonces no se ha conocido su paradero.

Todas estas madres, incluyendo a Ana y muchas otras, forman parte de la Red Regional de Familias Migrantes, que está compuesta por madres, esposas, tías y familiares que buscan a migrantes desaparecidos en México. La Red busca a 11 desaparecidos y puedes apoyar su lucha visitando su Facebook y participando en sus eventos.


Te puede interesar: Estado de México es la entidad con más desapariciones de mujeres

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.