Imprimir esta página

Se reduce el crecimiento y crece la inflación

Moody’s y Banxico presentaron sus expectativas de crecimiento para 2020, ambas entidades colocaron su previsión en 1 por ciento, menor a su anterior perspectiva considerada en meses pasados.


Economía de malas


Analistas del sector privado entrevistados por el Banco de México (Banxico) recortaron su previsión de crecimiento económico para México en 2020 a 1 por ciento desde 1.10 por ciento que esperaban en diciembre pasado. Por otra parte, agencia Moody's también redujo su expectativa a 1 por ciento, desde el 1.3 por ciento que había vislumbrado en octubre del año pasado.

Por otra parte, los especialistas consultados por Banxico proyectaron que para el cierre de este año la inflación será de 3.50 por ciento, superior al 3.46 que habían pronosticado en diciembre de 2019.

Los especialistas consultados por el banco central consideraron que los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México en los próximos seis meses se asocian con la gobernanza (51 por ciento) y las condiciones económicas internas (32 por ciento).

A nivel particular, los principales problemas que repercutirán negativamente en la economía del país son la inseguridad pública (21 por ciento), la incertidumbre política interna (19 por ciento), la incertidumbre sobre la situación económica interna (17 por ciento), la debilidad en el mercado interno (8 por ciento), la plataforma de producción petrolera (5 por ciento) y la corrupción (5 por ciento).

Asimismo, la agencia calificadora Moody's recortó su expectativa de crecimiento para México en 2020 a 1 por ciento, desde la anterior previsión de 1.3 por ciento dada a conocer en octubre de 2019.

La analista soberana de la calificadora, Ariane Ortiz-Bollin, dijo que el factor clave de la disminución de la previsión de crecimiento fue la reacción adversa de los inversionistas a los mensajes contradictorios de políticas y el miedo a los cambios fundamentales en los entornos regulatorios y fiscales, particularmente en el sector energético.

Moody’s dijo que la contracción mostrada el año pasado por la economía de México tiene efectos crediticios negativos en su nota soberana y refleja el sentimiento adverso de los inversionistas.

"Si el sentimiento comercial negativo persiste y la inversión privada sigue teniendo un rendimiento inferior, los ingresos del gobierno podrían quedarse cortos, lo que afectaría el resultado fiscal, ya que el presupuesto de este año se basó en un supuesto de crecimiento económico anual de 2 por ciento”, aclaró.

La calificadora indicó que para que la economía mexicana se recupere es necesario que se fortalezca el consumo privado y dé un mayor nivel de gasto por parte del gobierno federal.

Por otra parte, este mismo día el director de Riesgo Soberano de Fitch Ratings, Charles Seville, advirtió que la inseguridad, la corrupción y las políticas públicas han afectado la imagen de México.

Alertó que de empeorar más la situación del país, podría afectar su calificación, pero si hay una recuperación económica mayor, baja la deuda gubernamental, se recupera Pemex y mejorar la gobernanza, la calificación del país sería positiva.


Te puede interesar: FMI prevé bajo crecimiento para México

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.