Inversión, talón de Aquiles de la economía

El nulo crecimiento de la economía mexicana es resultado de la falta de confianza para invertir en el país, por lo que la IP urgió al gobierno federal a replantear su estrategia económica.


Crecimiento estancado


Después de que el Inegi informó que la economía del país creció sólo 0.1 por ciento durante el tercer trimestre del año y que en comparación anual del mismo periodo se contrajo 0.4 por ciento, lo que significa una reducción del Producto Interno Bruto (PIB) por primera vez desde 2009, dirigentes empresariales coincidieron en señalar que las malas cifras son el resultado de la falta de confianza para invertir en el país, por lo que hicieron un llamado al gobierno federal para replantear la política económica.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, afirmó que la economía está parada por lo que son necesarios estímulos importantes para que crezca, y destacó que el talón de Aquiles sigue siendo la inversión.

Asimismo, indicó que el crecimiento del PIB al concluir este año se espera que no sea mayor al 0.5 por ciento, lo cual calificó como “muy pobre”.

Por otra parte, el dirigente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther, manifestó que los resultados del PIB son “señales altamente preocupantes, por lo que es necesario que ante un escenario complejo el gobierno federal busque los mecanismos necesarios para impulsar la inversión privada, generando confianza y certidumbre que compensen las señales adversas como el caso del aeropuerto y su política en materia energética”.

Atribuyó gran parte de los resultados negativos de crecimiento interno del país al subejercicio del gobierno, el cual a estas fechas continúa y con lo que se han dejado de gastar 232 mil 100 millones de pesos, recursos que estaban planeados para este año. Asimismo, dijo que se ha deteriorado de manera importante uno de los sectores claves como es el de la construcción en la que las empresas de este rubro han mantenido caídas mensuales y anuales, de acuerdo con datos del Inegi.

De Hoyos Walther aseguró que “el proceso de desaceleración que hoy se materializa en una tasa negativa inició a finales del año pasado, pero se acentuó a inicios de 2019, fortaleciendo la hipótesis de que la dinámica económica de México responde más a condiciones internas de confianza e inversión que a condiciones externas”.

Los datos del Inegi señalan que, de julio a septiembre del presente año, las actividades primarias que engloban al sector de la agricultura y ganadería crecieron 3.5 por ciento, mientras que las secundarias que corresponden a la industria cayeron 0.1 por ciento, en tanto que las actividades terciarias que agrupan a los servicios, no mostraron variación durante el tercer trimestre de 2019 frente al precedente.

Las cifras difundidas por el Inegi corresponden a estimaciones oportunas las cuales podrían cambiar respecto a las cifras generadas para el PIB trimestral tradicional, las cuales se publicarán el próximo 25 de noviembre.

"El dato confirma que la economía se ha paralizado en los últimos nueve meses, lo cual resulta preocupante ya que la economía mundial también se está desacelerando", comentó a BNamericas el analista jefe de Barclay’s para América Latina, Marco Oviedo.

Asimismo, comentó al periódico El Financiero que “si queremos ver una recuperación económica en los próximos meses, tendrá que provenir de factores domésticos, ayudaría mucho observar un mayor dinamismo en el consumo y un retorno de la confianza. También serviría una resolución positiva en la ratificación del T-MEC y que el presidente genere certidumbre en temas de seguridad y energía”.

 

Te puede interesar: La expectativa de crecimiento, en caída libre 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.