Progresista propuesta salarial de la IP

La propuesta de Coparmex para incrementar el salario mínimo general de 2020 a 2024, es viable y supera, por mucho, el aumento de 2% cada año prometido por AMLO a los congresistas de Estados Unidos.


Aumento a sueldos


A fin de avanzar en la recuperación de la línea de bienestar familiar a partir de mejorar los sueldos de los trabajadores, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propuso incrementar el Salario Mínimo General (SMG), que actualmente es de 102.68 pesos, a 117.72 y hasta un límite superior de 127.76 pesos a partir del 1 de enero del año entrante.

El anuncio hecho en conferencia de prensa por el presidente del organismo empresarial, Gustavo de Hoyos Walther, acompañado de los consejeros del sindicato patronal, se dio después de que sostuvieron una reunión con el presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), Andrés Peñaloza Méndez, a quien hicieron partícipe de esta decisión.

De Hoyos Walther explicó que el incremento propuesto es completamente viable toda vez que está calculado con base en la valoración del comportamiento económico observado en los últimos 10 meses, tiempo en el que el ajuste ha demostrado que no ocasionó inflación ni hubo una disminución en el empleo formal.

Añadió que, partiendo de estos hechos históricos registrados en las estadísticas oficiales, es posible dar dos pasos concretos: el primero, es posible lograr progresivamente alinear los salarios mínimos de la zona fronteriza y del resto del país y así se pueda contar con una sola zona económica. El Salario Mínimo de la Zona Libre de la Frontera Norte (SM-ZLFN) sólo debe de aumentar conforme a la inflación. De esta forma el SMG lo alcanzará y se podrán unificar. No deben existir dos zonas salariales porque generan distorsiones.

En segundo lugar, indicó que se debería alcanzarse un acuerdo en la Conasami para que paulatinamente los Salarios Mínimos Profesionales (SMP), que dada la evolución de los Salarios Mínimos Generales están siendo alcanzados por los mismos, vayan quedando inactivos, es decir, que la finalidad es “avanzar en el bienestar de todos y sin importar la zona geográfica ni el oficio donde se presta el servicio”.

Los SMP no deben de aumentarse conforme al esquema del SMG hasta que no se lleve a cabo un estudio sectorial que permita identificar las posibles distorsiones que pudieran ocurrir en cada sector. Los SMP que sean alcanzados por la evolución del SMG deben de quedar inoperantes. Con los recientes incrementos al SMG, las diferencias entre los SMP se vieron mermadas.

En la antesala del inicio del proceso de revisión del incremento salarial, De Hoyos Walther hizo un llamado al conjunto del sector empresarial, a los sindicatos, la autoridad hacendaria y el Banco de México para que entre todos pongan por delante el mejor interés de los trabajadores.

Beneficiar a los trabajadores

Al ser cuestionado sobre el compromiso que el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo a los legisladores estadounidenses con respecto a que el salario mínimo en México aumentará cada año al menos en 2 puntos porcentuales por arriba de la inflación, De Hoyos Walther aseguró que con la propuesta hecha por la Coparmex “queda colmada con exceso, con bastante demasía” y subrayó que ésta “es mucho más progresista y comprometida con los trabajadores” que la del 2 por ciento, a la cual calificó de “limitada en cuanto a la visión que debe tener una política salarial”.

Asimismo, destacó que la propuesta de mejora de los sueldos hecha por la Coparmex es un compromiso no con Estados Unidos, sino con nuestros trabajadores mexicanos, “esta propuesta está formulada pensando en ellos y en nadie más, y desde luego a nadie que esté más allá de las fronteras”, subrayó.

Nueva cultura salarial

Desde 2016, la Coparmex elaboró una estrategia a largo plazo para recuperar el poder adquisitivo denominado Nueva Cultura Salarial a fin de caminar hacia una recuperación de la línea del bienestar familiar, toda vez que el salario mínimo ha perdido 65 por ciento de su valor real en las últimas cuatro décadas.

Dijo que en 2024 es posible recuperar la línea de bienestar familiar consiste en el ingreso suficiente para que con dos aportantes, puedan satisfacerse las necesidades de una familia promedio mexicana (3.7 personas).

La ruta de evolución del SMG planificada de 2020 a 2024 se construyó con base en un escenario de inflación controlada. Cada aumento debe ir acompañado de una evaluación de sus efectos (inflación y mercado laboral). Sólo con condiciones favorables será posible continuar con los aumentos.

De esta manera, se tiene proyectado que en 2020 el aumento del salario tenga un tope de 127.76 pesos; en 2021 de 154.21 pesos; para 2022 de 181.97; para 2023 sería de 212.18, para llegar en 2024, cuando termina el sexenio, a 243.96. Estos cálculos se realizaron con base en una inflación anual de 3.5 por ciento y considerando precios constantes de 2019.

El dirigente empresarial destacó que “el objetivo es que en 2024 el salario mínimo llegue en valores actuales a 205.41 pesos, y una proyección histórica a 243.96. Este planteamiento lo hacemos en una estricta valoración del comportamiento que se ha observado a lo largo de los primeros 10 meses que entró el ajuste”, recalcó.

De Hoyos Walther indicó que el objetivo de este plan es que los criterios para incrementar los salarios mínimos generales vayan más allá de las coyunturas electorales, de revocaciones de mandato y del Río Bravo, “por eso es que la evolución que proponemos es de manera consistente, ordenada, progresiva”.

 

Te puede interesar: En riesgo, las pensiones de jubilados

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.