La expectativa de crecimiento, en caída libre

La incertidumbre generada por las políticas públicas en México, han repercutido negativamente en la inversión y el consumo privado, por lo que las perspectivas de crecimiento económico del país han caído estrepitosamente.


Economía a la baja


Ya son 3 las instituciones financieras que disminuyen las expectativas de crecimiento de México en menos de una semana: el Banco Mundial bajó su perspectiva de 1.7 a 0.6 por ciento; la calificadora Moody's la recortó de 0.5 a 0.2 por ciento y el Fondo Monetario Internacional la redujo de 0.9 a 0.4 por ciento.

La reducción a 0.4 por ciento en la previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en México para este año es resultado de que en el país la inversión sigue siendo débil y el consumo privado se ha enfriado, por efecto de la incertidumbre en torno a las políticas, lo que ha ocasionado el debilitamiento de la confianza y el aumento de los costos de endeudamiento, asegura el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Así lo señaló el informe Panorama Económico Mundial (WEO por sus siglas en inglés), en el que el organismo internacional considera que la aplicación del plan de consolidación fiscal a mediano plazo del gobierno es esencial para preservar la confianza del mercado y estabilizar la deuda pública.

Recalcó que en México el crecimiento se desaceleró marcadamente en el primer semestre del año debido a la fuerte incertidumbre acerca de las políticas, la ejecución insuficiente del presupuesto y ciertos factores transitorios.

El WEO publicado este martes, indica que unas metas fiscales más ambiciosas a mediano plazo generarían mayores reservas para responder a choques negativos y permitirían enfrentar mejor la presión del gasto a largo plazo derivada de las tendencias demográficas, es decir, del pago de pensiones.

El FMI advirtió que si la inflación se mantiene en una trayectoria descendente hacia la meta de 3 por ciento y las expectativas de inflación están ancladas, la política monetaria podría ser más acomodaticia en los próximos meses. El tipo de cambio debería seguir siendo flexible, y la intervención cambiaria sólo debería utilizarse si las condiciones del mercado son desordenadas.

Por otra parte, en su actualización al perfil crediticio de México dado a conocer el 14 de octubre, Moody's atribuyó la baja de proyección del PIB a que en los primeros seis meses de 2019 se desaceleró significativamente el consumo privado y la inversión. Al mismo tiempo, señaló que el marco político se debilita, por lo que mantuvo en Negativa la perspectiva de la calificación del país.

La calificadora consideró que el debilitamiento del marco político tiene implicaciones negativas para el crecimiento y la deuda, y subrayó que "la formulación de políticas inconsistentes y los mensajes contradictorios están socavando la confianza de los inversionistas y las perspectivas económicas a medio plazo".

En tanto, los indicadores de inversión, consumo y exportaciones fueron los que influyeron en la decisión del Banco Mundial para en tan sólo un par de meses recortar las expectativas de crecimiento del PIB de 1.7 a 0.6 por ciento para este año.

Según el informe semestral del Banco Mundial ¿La integración comercial como vía hacia el desarrollo?, presentado la segunda semana de octubre, el letargo de la actividad económica en México, se presenta en el marco de "una posible desaceleración mundial, donde prevalece la incertidumbre, a partir de eventos determinantes, como una moderación mayor del comercio", resaltó el organismo.

 

Te puede interesar: Inversionistas extranjeros desconfían de México

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.