Mipymes deben digitalizarse para enfrentar la nueva realidad

Las huellas de la crisis serán muy diferentes, según la actividad y el tipo de organizaciones, por ejemplo, habrá sectores fuertemente afectados, de los cuales depende gran cantidad de mipymes.



Las micro, pequeñas y medianas empresas (mypimes) deben tratar de organizarse y profundizar en los esquemas de digitalización para poder enfrentarse a la nueva realidad, coincidieron especialistas. Vidal Ibarra Puig, investigador del departamento de Economía de la UAM-Azcapotzalco, señaló que es necesario acelerar los planes de vacunación para propiciar una reactivación de la economía.

Durante su participación en el ciclo de conversatorios Acciones empresariales frente a la pandemia por SARS-CoV-2: Innovación y emprendimiento, organizado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y la Asociación Latino-Iberoamericana de Gestión Tecnológica y de Innovación (ALTEC), el investigador dijo que de acuerdo con diversos estudios, el impacto de la emergencia sanitaria ha sido mucho mayor en las mipymes, debido a su peso en la estructura corporativa de la región latinoamericana, lo que se traducirá en un número elevado de cierres de organizaciones y pérdidas de puestos de trabajo.

Ibarra Puig citó datos de la Conferencia Económica para América Latina, organismo que estima que cerrarán más de 2.7 millones de sociedades formales en la región con una pérdida de 8.5 millones de empleos, sin incluir las reducciones que realicen las compañías que sigan operando.

Explicó que las huellas de la crisis serán muy diferentes, según la actividad y el tipo de organizaciones, por ejemplo, habrá sectores fuertemente afectados, entre ellos los comercios, los hoteles y los restaurantes, de los cuales depende gran cantidad de mipymes.

Para dimensionar el escenario, el académico de la UAM refirió que, de acuerdo con la Organización Mundial de Turismo, este rubro registró su peor año en 2020 con una caída de 74 por ciento en llegadas internacionales; en comparación, el declive registrado durante la recesión económica global de 2009 fue de cuatro por ciento.

Por su parte, Patricia Couturier Bañuelos, investigadora del departamento de Producción Económica de la UAM-Xochimilco, refirió dos encuestas realizadas por el Inegi, en las que se estima que de un millón 873 mil 564 compañías, 88.6 por ciento tuvo un impacto a causa de la pandemia.

La disminución de los ingresos fue la principal alteración que reportaron 79.2 por ciento de las corporaciones. De los 4.9 millones de establecimientos del sector privado y paraestatal, registrados en los censos económicos de 2019, 99.8 por ciento pertenece al conjunto de los establecimientos micro, pequeños y medianos.

“En México debemos enfocarnos primero en identificar el nivel de afectaciones de las asociaciones, puesto que hubo disminución de los intereses, baja de la demanda y escasez de insumos y/o productos. Con esto vemos que a pesar de todo en un segunda bajó el nivel de disminución de las micro, pequeñas y medianas empresas, y como siempre las más perjudicadas fueron las grandes corporaciones y este es un fenómeno recurrente en situaciones de crisis”, puntualizó la investigadora de la UAM.

 

Te puede interesar: En México, 52% de las mujeres son personas con discapacidad  

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.