Expertos de la UNAM miden alcance del COVID-19 por medio del drenaje

La UNAM detalló que la investigación inició en mayo de 2020 y concluirá en 2023, y hasta el momento se han tomado muestras mensuales en 12 puntos de Ciudad de México y el Valle del Mezquital, ubicado en Hidalgo.



Investigadores de la Facultad de Medicina, el Instituto de Geología y el Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se encuentran desarrollando una metodología para medir los niveles de COVID-19 y partículas de fármacos contra ese virus presentes en aguas residuales.

El proyecto “Potencial de diseminación ambiental de SARS-CoV-2; un enfoque de riesgo a partir del suelo y ciclo urbano del agua en el centro de México” es desarrollado por diversos científicos y expertos, y está siendo financiado por la Dirección General de Asuntos del Personal Académico (DGAPA) de la UNAM.

La UNAM detalló que la investigación inició en mayo de 2020 y concluirá en 2023, y hasta el momento se han tomado muestras mensuales en 12 puntos de Ciudad de México y el Valle del Mezquital, ubicado en Hidalgo. El estudio medirá la expansión de la enfermedad en la población por medio del drenaje.

“Desde que inicia el periodo de latencia hasta que concluye la COVID-19, el paciente excretará partículas virales (unas activas y otras inactivas) y posteriormente residuos de los fármacos que ha tomado como tratamiento”, comentó Yolanda López Vidal, académica de la Facultad de Medicina.

López Vidal recalcó que el reporte “implica hacer un seguimiento de los restos del material genético del virus (ARN), a través de sofisticados métodos de purificación y análisis en muestras tan complejas como el agua del drenaje” y compartió que en países como Estados Unidos también se recurre a esas prácticas.

Hasta el momento, los expertos han encontrado restos de varias medicinas, como el antiinflamatorio dexametasona, el antibiótico azitromicina y el antiparasitario ivermectina, fármacos que fueron recetados comúnmente a los pacientes infectados con COVID-19.

Por otra parte, Blanca Prado Pano, investigadora del Instituto de Geología, afirmó que la investigación también está sirviendo para medir “los efectos del virus y de los fármacos contra la COVID-19 en el suelo agrícola del Valle del Mezquital, Hidalgo, el cual se riega con agua residual proveniente de la capital del país”.

El suelo es un excelente sistema de depuración de agua residual de bajo costo, bajo consumo de energía y alta eficiencia; una infraestructura verde en toda regla”, finalizó Prado Pano.

 

Te puede interesar: En CDMX, niños podrán ser guardianes de la Sierra de Guadalupe y La Armella

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.