Sección - Yo Influyo News - Ana Teresa López de Llergo

La muerte de la jueza Ruth Bader abre la posibilidad de que Trump cumpla su promesa de poner a alguien provida en su lugar.
Las polarizaciones no son buenas porque se construye una sociedad maniquea; de buenos o de malos.
Ganar la rifa del avión se convertirá en un problema para quien sea el afortunado, pues tendrá que decidir dónde lo va a guardar y el uso que le va a dar.
En países como Hungría y Polonia, en medio de críticas, se han adoptado políticas públicas en favor de la familia. Conviene ver sus resultados.
Cuando pensamos en educación reducimos el campo a la escolaridad de los niños y jóvenes. Es tiempo de cambiar la óptica y afrontar las tareas apremiantes.
Los dos sexos sufren de manera diferente el COVID-19. Es otro caso de enfermedad infecciosa en la que los hombres tienen peores resultados que las mujeres.
La familia es una sociedad fuerte si las relaciones de quienes la conforman son de cohesión y ayuda mutua.
 El COVID ha dejado un gran reto para la educación que para asegurarla a las nuevas generaciones requerirá de nuevos métodos.
Vivir en familia no siempre es fácil, a veces atravesamos por situaciones que no sabemos resolver, por eso es importante escuchar a especialistas.
La comunicación es el vehículo por el que la memoria histórica se va transmitiendo, y es fundamental para crear lazos en la familia así como en la sociedad.
 Los lazos familiares son más fuertes cuando entre todos se ayudan por ser mejores. El auténtico cariño crece cuando se apoya en el bien.
La libertad, la igualdad y la fraternidad son valores que adquiridos en la familia ayudan a conformar personas íntegras y sociedades fuertes.
La Declaración Universal de los Derechos Humanos reconoce a la familia como unidad grupal natural y fundamento de la sociedad.