Sección - Yo Influyo News - Jorge Espinosa Cano

El 5 de febrero recordamos a quien durante muchos años fue el único santo mexicano: san Felipe de Jesús, quien durante su niñez y juventud se caracterizó por ser muy rebelde, sin embargo, durante su estancia en Filipinas recibió el llamado a seguir le vocación religiosa.
Por años la educación se ha caracterizado por ser laica, pero ¿siempre ha sido así? A lo largo de la historia podemos conocer cómo esto ha ido evolucionando y el porqué de este derecho.
Pablo, durante su estancia en la prisión de Roma, aprendió mucho sobre el Evangelio y al mismo tiempo conoció a Onésimo, un esclavo que buscaba alguien que pagará su deuda y su vida; pero gracias a Pablo, logró más que eso.
Pablo al fin logró llegar a Roma, encontrándosela muy distinta a lo que él pensaba por las situaciones que pasaban ahí, sin embargo, esto no fue impedimento para ser reconocido por los demás y difundir el Evangelio.
Después de salvar la vida de varios hombres, Pablo continuó su camino hacia Roma, llegando a Putéoli, un lugar dónde pasó desapercibido, nadie podía imaginar en ese momento que Pablo sería uno de los más importantes y conocidos de la humanidad.
Ante el grave riesgo de perder la vida en medio de la tormenta, Pablo se refugia en el poder de la oración y anima a los marineros a seguir navegando hasta el último momento.
La Navidad ha perdido gran sentido de su verdadero significado por el materialismo y publicidad incorrecta que se le da, se ha hecho de lado festejar a Jesús y revertir esta mala ideología queda en las manos de las familias.
Pablo, el caminante, aún con odio por parte de los judíos y un nuevo gobernador; continua su camino.
El viaje de Pablo es una continua cadena de sucesos para reflexionar, en esta ocasión hablaremos de los dos grupos en los que se dividía su pueblo por las distintas ideologías, situaciones en las que estaban y lo que tuvo que pasar Pablo tras estos conflictos.
Tras la revolución Mexicana, México ha pasado por distintos cambios, incluso hoy en día, a lo que podríamos llamas la tercera revolución.
Pablo, el caminante, continúa con las misiones en su vida, que al mismo tiempo la ocasionarán situaciones que lo pondrán en dificultad a lo que Dios lo ha mandado
Pablo, el caminante eterno, tuvo varios acontecimientos a lo largo de su camino hasta su destino.
Para san Pablo los judíos serían redimidos por Cristo no por Moisés, pero el orgullo humano a veces impedía entender esa gran verdad.