Sección - Yo Influyo News - Jorge Espinosa Cano

Trabajemos como personas y como sociedad en esta forma práctica de lealtad a la patria con la satisfacción de cumplir con nuestro deber en todos los campos que nos corresponden.
Lo primero que se debe de formar o de transformar es el hombre en sus más profundas raíces de la conciencia.
La palabra derechos se ha convertido en un arma políticamente muy rentable, que además por nuestra misma naturaleza nos gusta mucho utilizar en favor de nuestros propios intereses.
Los valores tradicionales humanos y religiosos se han ido diluyendo por la influencia de los medios de comunicación globalizados.
Prácticamente todo el mundo se encuentra entre indignado y preocupado por la guerra de Ucrania a la cual se tiene acceso por innumerables medios, se reciben imágenes y testimonios.
Hoy bajo un gobierno electo por una gran mayoría de los que acudieron a votar, vivimos la cuarta etapa de los tropezones históricos y estamos en medio de múltiples crisis.
La democracia es un valor y dentro de lo conocido podemos decir que es la mejor de las formas de gobierno.
El laicismo ha invadido muchos terrenos de la política y la educación; pero es posible que también en las personas haya generado una dicotomía interna y externa.
La reconstrucción de nuestra sociedad mexicana debe empezar desde sus mismas bases formativas y educativas.
Es importante trabajar en una campaña de vacunación antiideológica, donde todos podemos ser una parte importante de la misma.
Las tradiciones son una parte muy importante en la vida de los pueblos, porque se manifiestan mediante fiestas, las cuales son signo de convivencia y alegría.
Para los hombres de buena voluntad, la llegada de Dios significa un gran mensaje de convivencia, fraternidad, justicia y paz.
La Navidad es el acontecimiento del año que debe servir desde luego para los practicantes de la religión cristiana como un gran punto de reflexión.