Sección - Yo Influyo News - Juan Ignacio Zavala

Las acciones de AMLO en los últimos días no concuerdan con las difíciles circunstancias de México y el mundo. ¿Qué hay en su mente?
 Un presidente solo y ensimismado es la imagen que López Obrador ofreció en un mensaje vacío que no ofrece nada nuevo en tiempos de desolación.
 La política es la continuación de la guerra con medios diferentes. Se puede ganar o perder; pero el problema es que te acostumbras a ganar, nunca a perder.
Debido al encierro forzoso en casa, nos enfrentamos al reto de convivir y de saber qué hacer con nuestro tiempo.
La televisión pública es un gran fracaso de la 4T, pues, a pesar de su mínima audiencia, los mexicanos seguimos pagándola.
 Las recomendaciones de López-Gatell para evitar contraer coronavirus no son obedecidas por los integrantes del gobierno federal, comenzando por el presidente.
Tenemos la versión oficial de lo que AMLO dijo en la reunión del G-20, pero seguramente no nos dijeron que recomendó dar abrazos.
El gobierno federal no está preparado para actuar ante la emergencia sanitaria por el coronavirus, además cierra las puertas a las inversiones privadas.
 El vacío de liderazgo ante la pandemia del coronavirus que ha dejado el presidente es enorme.
Mientras los líderes mundiales se preocupan por que su población esté protegida del coronavirus, AMLO sólo atina a hacer chistoretes. El país no cuenta con él.
López-Gatell sabe de medicina y es bueno comunicando, lo que es fundamental para informar a la población ante la pademia, pero le estorba el presidente.
La falta de seriedad de AMLO ante el coronavirus sorprende a muchos en el mundo. Ni modo, eso es lo que tenemos en México.
Gobernar no tiene tanta ciencia. Así pensaba AMLO y por eso decía cualquier disparate, al fin sus seguidores todo le aplaudían.