Sección - Yo Influyo News - Juan Ignacio Zavala

Desde mi punto de vista los equipos pueden sentirse satisfechos pues los candidatos tuvieron un desempeño que me pareció mejor que el anterior.
Este texto fue un ejercicio antes del debate, a la hora que el lector lo tenga a la vista seguramente encontrará en estas letras algo que apoye su opinión por lo sucedido en el debate de ayer.
Nosotros, los margaritos tenemos la satisfacción política de haber estado con ella y la certeza moral de haber creído en ella.
Lo cierto es que la polarización, como la propaganda negativa, funciona en campañas.
Ha sido evidente que López Obrador y la modernidad no se llevan.
Parece que José Antonio Meade ha cambiado la estrategia.
Las libertades hay que defenderlas por principio y a López Obrador le da por atacarlas
Por lo pronto habrá que esperar los resultados de las encuestas ya pasado el debate para ver si algo cambió más allá del humor de los candidatos.
Mal y de malas, la campaña de AMLO atraviesa una crisis que ha puesto en jaque la estrategia que estaban manejando.
Mientras más se acerca la hora de la votación y mientras más se está en posibilidades de ganar, habrá que cuidar más las palabras.
El proceso electoral está alcanzando alta temperatura, y las campañas son también el intercambio de acusaciones y señalamientos no sólo entre los candidatos y partidos, también entre la ciudadanía.
Por lo pronto nuestro pleito “liberales” contra “conservadores” no creo que le interese a nadie más que a los se sienten jugadores de ese partido.
Las campañas son momentos invaluables para la mentira y el embuste.