Las reformas hechas a las carreras y el desorden que priva en el gobierno terminaron por pasarles factura a los enfermos más pobres.
Es claro que la embajadora Bárcena está furiosa por “la peluseada” que le ponen en el gobierno y ante eso ha desatado su furia tuitera.
Muy pronto encontraremos nuevos y más descubrimientos gracias a la cuatroté. Quizá nos digan que el queso sólo es para las quesadillas.
Cuando Ya Saben Quien le exigió disculpas a España por lo sucedido hace 500 años, lo tiraron de a loco y se negaron a participar en un intercambio desquiciado.
Los subordinados de AMLO hacen llamados desesperados a la unidad nacional ante el embate de Bolivia en contra del presidente.
Insolente y majadera, la secretaria del ramo energético, Rocío Nahle, increpó a un ciudadano que reclamó en el aeropuerto al presidente López Obrador por no construir el nuevo aeropuerto en Texcoco.
Estas fechas no son del todo parejas, hay quienes las disfrutan y a quienes les causan desazón, tristeza, nostalgia de mejores tiempos o de amores idos.
Desde Palacio Nacional todos los días se anuncian limpias, purgas, la eliminación de cualquiera que haya conocido a un hombre sujeto a juicio.
La construcción de Morena y de la coalición que los llevó al triunfo en las elecciones, fue sencilla por el voluntarismo que priva en ambientes electorales.
Ahora nos enteramos que el equipo no supo qué negoció ni cómo le hicieron los estadounidenses para que aparecieran cosas que los mexicanos no sabían.
El arresto de Genaro García Luna tiene muy contento a Alfonso Durazo, pero ese hecho no borra su ineficacia como secretario de Seguridad.
La concreción del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá es un indudable logro de los negociadores mexicanos y de Marcelo Ebrard.
Los ganadores de las elecciones no han sabido interpretar el sentido del voto ciudadano que no fue ideológico, sino de castigo y exigencia de cambio.