Sección - Yo Influyo News - Juan Ignacio Zavala

Hace unos días algunos manifestantes se presentaron fuera de la casa de nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que no le pareció nada agradable porque lo molestaban a él tanto a sus vecinos, declaró que como opositor nunca lo hizo, pero sí hizo otras cosas similares…
Nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador se pinta ante el pueblo mexicano como un ejemplo de persona por sus iniciativas, ideales, y su cuarta transformación, pero esto mismo lo podría llevar a ser una de tantas personas llenas de hipocresía.
La discusión política en México y el rumbo que va tomando nuestro nuevo gobierno, es reflejo de lo que se publica en redes sociales por los representantes de este mismo.
El nuevo gobierno de México se ha caracterizado por encabezar la cuarta transformación del país, con buenas o malas decisiones, pero el pueblo mexicano ya comienza a resentir estos cambios.
Nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha declarado en sus conferencias de prensa matutinas su postura ante la educación de los mexicanos fuera de su país, además de compararlos con personajes de las películas que él ve y las interpretaciones que solamente él comprende.
Andrés Manuel López Obrador, ha dejado claro que será un presidente diferente a los pasados y por nuestro lado no hay otra cosa más que apegarnos a esto.
El discurso por parte de nuestro nuevo presidente es tan falso como la frase “Si le va bien al presidente, le va bien a México”. Nuestra política no tiene fundamentos para sus iniciativas y al mismo tiempo, no hay quién le ponga un alto o que se le interponga.
Un día con nuevo presidente y ya tenemos cosas para hablar y reflexionar.
Una nueva época está por comenzar para el país, con un presidente electo que se ha pintado en contra de la venganza pero que con actitudes, declaraciones e iniciativas, se ha mostrado como un total apegado del rencor.
Hablar de un nuevo gobierno, es entender que se debe escuchar al pueblo para conocer sus necesidades, inquietudes y aportaciones, más no, llegar a modificar e implementar cosas que destruyan una democracia, la obra pública y las inversiones exteriores.
El gobernador Enrique Alfaro pone el ejemplo y defiende la soberanía de los estados ante el embate centralista del presidente electo.
Andrés Manuel López Obrador tomará poder como presidente en pocos días y en toda esta semana ha declarado en diferentes medios que él ha llegado para hacer el cambio que México necesita y que no retirará ninguna de sus iniciativas.
Las entrevistas a funcionarios o candidatos se han convertido en verdaderas discusiones para saber quién resalta más reconocido o ganador.