Sección - Yo Influyo News - Juan Ignacio Zavala

El caso de Rosario Robles es representación de la mala imagen del PRI y de cómo AMLO lo utiliza a favor de su gobierno.
La oposición en México no está únicamente en ser parte de algún partido político por eso Juan Ignacio Zavala hace un llamado a construir una oposición desde la trinchera de cada quien.
Las elecciones del PRI a pocos le importan porque ahora a este partido se le identifica como malo.
AMLO habló del presupuesto de presidencia para la comida debido a que en redes sociales algunos criticaron el costo de la longaniza y otros lo justificaron.
Los seguidores de AMLO, su partido, ven a los antitriunfos del presidente como verdaderos éxitos de gobierno, es decir, mientras que Marcelo Ebrard hizo que México pagara un muro, ellos veían un triunfo en las negociaciones de aranceles.
El poder y el dinero más que cambiar a la gente hacen que se muestren tal cual son, es por esto que otorgarle poder a alguien es arriesgarse, si la decisión no ha sido bien pensada.
AMLO manda telegramas como en el pasado se hacía, lo hace porque considera que esa época es en la que México debería haberse quedado y además trabaja para que el país siga en esos años.
En una charla imaginaria Jaime Bonilla convenció a AMLO de que no podía durar tan poco su mandato porque en dos años no se puede destruir a un estado.
AMLO no se siente presidente de un país, se siente el salvador de una nación en ruinas, a la que tiene que proteger de los malvados fifís.
AMLO descalifica a las personas que tienen dinero, porque según él esto es sinónimo de ser corrupto, ratero, entre otros adjetivos.
El gabinete de AMLO es un caos total, dan de qué hablar y no precisamente por buenas acciones, así lo demuestra los hechos recientes de los integrantes de Morena.
La situación de Baja California afecta al país, pero también a Morena porque eso significa que los integrantes del partido estarán cumpliendo sus caprichos y necedades sin importar lo que pase en México.
La renuncia de Urzúa no siguió el protocolo tradicional y, después de hacer pública su decisión, recibió la respuesta del presidente que se basaba prácticamente en adjetivos poco positivos.