Sección - Yo Influyo News - Juan Ignacio Zavala

Salgado Macedonio se apoda “el toro sin trancas”, en alusión a la fuerza con que hace las cosas, porque no hay obstáculo que lo limite.
Cabeza de Vaca es la puesta en escena más reciente del presidente en ese gran circo que es la política nacional y de la que él es el animador principal.
Las empresas extranjeras son defendidas por abogados mexicanos, quienes con su trabajo sacan ganancias y traicionan a la patria.
El presidente decidió poner en la candidatura a Félix Salgado Macedonio, quien es un hombre torvo, primitivo y violento para ser gobernador de Guerrero.
Las vacunas anti-COVID-19 son un ejemplo de que el presidente López Obrador tiene el país dividido y enfrentado que tanto anhelaba.
El presidente no tolera el silencio y tampoco que las cosas sean de una manera distinta a como él piensa que deben de ser. En ese pleito con la realidad pierde el país.
La inauguración del aeropuerto es una tragedia con disfraz de vacilada. Todos sabemos que el presidente aterrizó en una base militar remozada.
La élite política aspira a ser admitida en los altos círculos sociales y hace todo por aparecer en las secciones sociales y así escalar en todos los sentidos.
Estados Unidos en un día aplicó la vacuna anti-COVID-19 a más de un millón de personas. Ese mismo día, en México se vacunó a poco más de tres mil.
Tenemos el gobierno de los simulacros, todo es una faramalla, una puesta en escena con el gran actor que ha resultado ser el presidente.
El gusto que ha dado la aprobación de la “vacuna rusa” topa con pared, pues no la tenemos. Las vacunas son como el estado de salud del presidente: un rumor.
David Owen en su libro En el poder y en la enfermedad describe cuadros clínicos de líderes de distintas épocas y narra las decisiones que tomaron cada uno.
Después de saber que el presidente estaba contagiado de COVID-19, es interés de todos conocer su estado de salud y más en estos momentos de tribulaciones y dificultades.