Sección - Yo Influyo News - Adriana Dávila

La propuesta del Presupuesto para el siguiente año, que la Cámara recibió del Ejecutivo, no es sustancialmente diferente de la hecha para este año.
Los procesos electorales son importantes porque, con el voto, tenemos la capacidad para decidir nuestro futuro, que impactará a las siguientes generaciones.
Por desgracia, en este Segundo Informe de gobierno, lo que es importante para las y los mexicanos, es lo de menos para el gobierno federal y su proyecto político.
 El sistema educativo se pondrá a prueba con este inicio del año escolar en distintos ámbitos y es posible que agrave la desigualdad social.
No es aceptable que los gobiernos populistas justifiquen su ineptitud y minimicen las lamentables muertes que se tienen.
Ha sido una semana trágica, marcada por el dolor, el desempleo y la incertidumbre, mientras el gobierno trabaja en el siguiente capítulo de su telenovela política.
AMLO utiliza a Lozoya para desviar la atención sobre los problemas del país que se agudizan y con miras a utilizarlo para la contienda electoral.
El “bendito coraje” es la única reacción presidencial que ha movido las decisiones en estos 19 meses de gestión pública.
Los datos sobre el COVID-19 desde hace tiempo salieron del control de las autoridades federales, lo que representa un grave riesgo para la población.
No podemos caer en la polarización provocada desde Palacio Nacional; el presidente debe corregir el rumbo, dejar sus acciones mezquinas y su obsesión por el 2021.
La orden de abrazos y no balazos ha agravado la situación de inseguridad en que está sumido el país.
A 19 meses de gobierno, López Obrador tiene a la sociedad polarizada lo que le ha sido de beneficio político.
El gobierno federal ha sido rebasado por los actuales problemas, en lugar de buscar resolverlos el presidente ataca a quienes no piensan como él con miras al 2021.