El presidente no ha actuado responsablemente ante la crisis que está ocasionando la pandemia, y de ese modo arriesga la salud y la economía de los mexicanos.
AMLO no ha anunciado un plan para contener la crisis por el COVID-19, por el contrario, parece jugar con la economía y la salud de los mexicanos.
Las mujeres nos manifestamos para demostrar nuestra inconformidad y nuestro reclamo ante la desigualdad y la inseguridad.
La crisis del sector salud que afecta a niños, mujeres y hombres es resultado de las decisiones unilaterales del presidente, apoyada por legisladores de Morena.
Urge un presidente que gobierne con seriedad, sin insultos, con menos palabras en el discurso, más resultados y mayor sensibilidad.
De enero de 2015 a septiembre de 2019 fueron privadas de la vida mil 276 niñas y adolescentes.
¿A qué le teme el gobierno y la 4T? A enfrentarse a la realidad de víctimas de carne y hueso afectadas por el incremento de la violencia.
Ahora resulta que como no se vendió el avión presidencial, la propuesta es venderlo por partes y, si no sale, se va a organizar una rifa.
En 2020 se tiene menos para atender a una población mayor, en clínicas y hospitales que requieren mantenimiento y mayor infraestructura.
El simple cambio en la administración pública no implica el cambio de las condiciones, sea en el ámbito nacional o en el internacional.
La corrupción y la impunidad no se acabarán porque no existe un compromiso serio para combatirla por parte del gobierno.
A doce meses de este gobierno la realidad en datos nos demuestra que México no va bien ni en economía, ni en seguridad, ni en desarrollo social.
El trabajo colectivo, respetuoso de las diferencias y las coincidencias entre pares, entre mujeres y hombres, debe impulsar a dar mejores resultados.