Sección - Yo Influyo News - Antonio Maza Pereda

A un año de la pandemia de COVID-19 no han disminuido las violaciones, secuestros, feminicidios ni trata de personas. La impunidad sigue igual o peor.
“Pandemónium” en un juego de palabras entre pandemia y el término mismo significa originalmente “todos los espíritus”.
Tal parece que la clase política ha abandonado el campo de las propuestas. Hoy es difícil saber qué nos proponen para ganar el voto de la ciudadanía.
La indiferencia es el verdadero enemigo de la amistad social. Evitar el odio y la indiferencia requiere una fuerte dosis de autocrítica.
La salud, la economía, la sociedad y la escuela son algunas de las víctimas de la pandemia de COVID-19.
Joe Biden menciona en su discurso que hay un triunfo de la democracia y hace un llamado a la unidad del pueblo de los Estados Unidos.
Si no se ponen límites claros a las empresas de las redes sociales, terminarán siendo organizaciones con el poder de poner o quitar gobiernos.
El 2021 será un año político porque se renueva la Cámara de Diputados, 30 congresos estatales, 15 gubernaturas y 1,900 ayuntamientos.
Antes de finalizar el 2020, se puede revisar el año que termina y analizar lo que podemos cambiar para el 2021.
Por primera vez nos encontramos ante una Navidad en donde lo prudente es no poner en riesgo a nuestros familiares y amigos, por lo tanto debemos abstenernos de tradiciones navideñas.
Y en nuestras prioridades pesan más las diversiones, el consumo, nuestra vida social, en vez de nuestro bienestar, el de nuestra familia y de quienes nos rodean.
Tras ocho meses de confinamiento, es claro que el gobierno poco ha hecho por apoyar a las pequeñas empresas. La palabra clave, ante esta situación, es “agilidad”.
Los mexicanos somos solidarios. Pero, fuera de las situaciones extremas (sismos, inundaciones, pandemias) nuestra solidaridad se dedica a parientes, amigos y compadres.