Sección - Yo Influyo News - Antonio Maza Pereda

Un cambio de gobierno, una vuelta al antipopulismo no resuelve la situación que le dio origen. Y cuando surja otro líder, el populismo resurgirá.
La historia no la escriben los pueblos, la escriben las clases dominantes. Ahora esperamos que los gobiernos asuman responsabilidades como: salud, enseñanza, educación e innovación.
Todo esto continúa como hasta ahora, el resultado será una era triste, sin sentido ni futuro, quejosos de los gobiernos y de las circunstancias, alérgicos al estrés.
La pandemia es una especie de apocalipsis, capaz de resolver todos los problemas de esta humanidad doliente. Una solución a la medida.
A consecuencia de la pandemia la sociedad enfrenta una paradoja pues si bien el consumismo no la favorecía, la ausencia de gasto también resulta problemática.
El trabajo remoto que se generalizó forzado por la aparición de la pandemia, tiene ventajas y desventajas.
Como en 2017 y 2018, el tema a discutir es la corrupción. No la economía, no la violencia, la aptitud o ineptitud de los gobernantes en todos los órdenes de gobierno.
Los mexicanos debemos comenzar a trabajar en recuperar la unidad entre nosotros más allá de filias y fobias políticas.
Nunca habíamos tenido tanto acceso a la información y, podríamos argumentar, no tenemos mejor comunicación: más bien al contrario.
La situación actual de la educación aporta retos nunca vistos, pero la preocupación de los padres tiene un aspecto positivo: están más involucrados.
La destrucción de una parte importante del sistema económico, debido a la pandemia, no va a tener una solución fácil.
El caso de Lozoya, ¿no se trata de un ardid para distraer a la opinión pública en un momento en que la popularidad del presidente venía de bajada?
La pandemia que está azotando a una buena parte de la humanidad ha dado origen a una serie de hábitos buenos, es decir, virtudes.