Sección - Yo Influyo News - Antonio Maza Pereda

La indiferencia es el verdadero enemigo de la amistad social. Evitar el odio y la indiferencia requiere una fuerte dosis de autocrítica.
La salud, la economía, la sociedad y la escuela son algunas de las víctimas de la pandemia de COVID-19.
Joe Biden menciona en su discurso que hay un triunfo de la democracia y hace un llamado a la unidad del pueblo de los Estados Unidos.
Si no se ponen límites claros a las empresas de las redes sociales, terminarán siendo organizaciones con el poder de poner o quitar gobiernos.
El 2021 será un año político porque se renueva la Cámara de Diputados, 30 congresos estatales, 15 gubernaturas y 1,900 ayuntamientos.
Antes de finalizar el 2020, se puede revisar el año que termina y analizar lo que podemos cambiar para el 2021.
Por primera vez nos encontramos ante una Navidad en donde lo prudente es no poner en riesgo a nuestros familiares y amigos, por lo tanto debemos abstenernos de tradiciones navideñas.
Y en nuestras prioridades pesan más las diversiones, el consumo, nuestra vida social, en vez de nuestro bienestar, el de nuestra familia y de quienes nos rodean.
Tras ocho meses de confinamiento, es claro que el gobierno poco ha hecho por apoyar a las pequeñas empresas. La palabra clave, ante esta situación, es “agilidad”.
Los mexicanos somos solidarios. Pero, fuera de las situaciones extremas (sismos, inundaciones, pandemias) nuestra solidaridad se dedica a parientes, amigos y compadres.
Un cambio de gobierno, una vuelta al antipopulismo no resuelve la situación que le dio origen. Y cuando surja otro líder, el populismo resurgirá.
La historia no la escriben los pueblos, la escriben las clases dominantes. Ahora esperamos que los gobiernos asuman responsabilidades como: salud, enseñanza, educación e innovación.
Todo esto continúa como hasta ahora, el resultado será una era triste, sin sentido ni futuro, quejosos de los gobiernos y de las circunstancias, alérgicos al estrés.