Viva la muerte

“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.


aborto


Todos sabemos que apenas el 25 de septiembre en Oaxaca, el niño vivo no nacido, acaba de perder otra batalla. Desde el vientre de su madre ese ser humano lucha por su vida, pero su madre y muchas adultas que se imaginan que tienen “derecho” a matarlo, le ganan una vez más la batalla, le borran sus derechos y simplemente lo matan sin siquiera darle el derecho a respirar el aire de este mundo al que estaban destinados, su sufrimiento y dolor dentro de una madre que no lo quiere es enorme y su muerte infame queda como marca en las madres, en las leyes y en la degradación social. ¿La razón? ¡El dictamen es mucho más importante! ¡La votación cuya mayoría la posee el partido dominante actual, es más importante!

No, no es la primera vez que se somete a votación la vida de los seres humanos, ya hubo mayoría hace doce años en la Ciudad de México y desde entonces se cometen miles de abortos a destajo. Las mujeres han ganado sus “derechos”, pero ¿es lo que importa realmente?

La organización ProVida en Oaxaca se pronuncia contra la despenalización del aborto. Su vocera Estefania Ricci dijo que México y Oaxaca no necesitan más cultura de la muerte, “tenemos todos que trabajar para construir una auténtica cultura de la vida, y para que esto se requiere empezar por la familia en la cual no sólo se gesta la vida, sino que también se debe acoger y cuidar en todo su ciclo vital y continuar con su fortalecimiento mediante una buena educación”. Agregó que “la iniciativa presentada por tres diputadas de Morena, no representa a la sociedad”.

Efectivamente, la vida ha dejado de importar, pero sólo para algunos y algunas, no para todos. La sociedad está dividida por la opción de la vida o de la muerte. A favor de la despenalización del aborto ha sido convocado el grupo de mujeres Marea Verde y 60 colectivos, además de las convocatorias que han anunciado el Instituto Nacional de la Mujeres (Inmujeres) y la Secretaría de la Mujer (Semujer). ¿Es ésta la función principal de estas entidades gubernamentales? ¿Es esto lo que estamos sosteniendo todos con nuestros impuestos? Y como el 28 de septiembre se “celebra” un aniversario más de la despenalización del aborto, las activistas proaborto ahora autodenominadas ‘marea verde’, se manifiestan comenzando de manera desvergonzada su celebración y desmanes en la Iglesia de San Francisco en el centro de la Ciudad de México.

Esta semana también, se reúne en Nueva York, la Asamblea General de las Naciones Unidas con un gran número de jefes de Estado, incluyendo el presidente Trump. Él comenzó su discurso diciendo: “Como muchas naciones que se encuentran aquí, nosotros en ‘América’ creemos que cada niño –nacido o no nacido– es un sagrado regalo de Dios”.

Después continuó aclarando algunas verdades que han sucedido constantemente, de las cuales surge y se fortalece muchas veces el activismo en nuestros países en desarrollo. Trump sacó a cuentas el frecuente activismo proabortista por agencias de la ONU, por cuerpos de monitoreo de los tratados, por funcionarios y empleados de la ONU a quienes llamó “burócratas globales” y quienes dijo, “han atentado en afirmar un derecho global al aborto a demanda hasta el momento del nacimiento.” Recordó además a los burócratas globales que “no tienen nada qué afirmar atacando la soberanía de naciones que desean proteger la vida humana”.

Lo dicho allí se basa en el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo en El Cairo, ONU 1994, en donde los países acordaron: “Cualquier medida o cambios referidos al aborto dentro del sistema de salud, puede solamente ser determinado a nivel local o nacional de acuerdo con el proceso legislativo nacional”.

Ya desde el 23 de septiembre, un día previo a la conferencia, la Asamblea General tuvo una reunión denominada Reunión de Alto Nivel sobre la Cobertura Universal de Salud, en donde ya había un esfuerzo conjunto de élites proaborto para incluir esto bajo el cuidado de salud primario como componente de la cobertura universal de salud, de donde emana la Declaración Política que deseaba “Asegurar para el 2030, el acceso universal a servicios sexuales y reproductivos en el cuidado de la salud”.

Su Eminencia Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, habló en oposición a la inclusión de estos términos en la Declaración Política. Sus afirmaciones incluyeron lo siguiente:

“El derecho a la salud efectivamente es universalmente reconocido como un derecho humano básico y se entiende que comprende la salud de la persona como un todo y de todas las personas durante todas las etapas del desarrollo de su vida. El derecho a la salud, por tanto, está inextricablemente ligado al derecho a la vida y no puede nunca ser manipulado como una excusa para terminar o disponer de una vida humana en cualquier punto del continuo espacio del tiempo de su existencia, desde la concepción hasta su muerte natural”.

“Al mismo tiempo, la Santa Sede considera muy desafortunado que la declaración adoptada incluya las profundas preocupaciones y divisivas referencias a ‘servicios sexuales y reproductivos del cuidado de la salud” y a “salud sexual y reproductiva y derechos reproductivos’ como componentes de la cobertura universal de la salud. De acuerdo con las reservas expresadas en las conferencias internacionales sostenidas en Beijing y Cairo, la Santa Sede reitera que considera la frase ‘salud reproductiva’ y términos relacionados, como aplicaciones a un concepto holístico de salud, que abarca a la persona en su totalidad de su personalidad, de su mente y de su cuerpo. En particular, la Santa Sede rechaza la interpretación que considera el aborto o el acceso al aborto, el aborto por selección de sexo, el aborto de fetos diagnosticados con retos a su salud, la maternidad subrogada y la esterilización, como dimensiones de estos términos, o de la cobertura universal de la salud”.

La delegación de Estados Unidos declaró preocupaciones similares en declaración grupal que unió las voces de los siguientes países: Estados Unidos, Bahrein, Bielorrusia, Brasil, Rep. Democrática del Congo, Egipto, Guatemala, Haití, Hungría, Irak, Libia, Mali, Nigeria, Polonia, Rusia, Arabia Saudita, Sudán, Emiratos Árabes Unidos y Yemen y enfatizaron además su negativa “sobre términos ambiguos y expresiones, tales como salud y derechos sexuales y reproductivos”. Esto debido a que “socavan el importante papel de la familia y promueven prácticas como el aborto, en circunstancias que no gozan del consenso internacional y que pueden ser erróneamente interpretadas por agencias de la ONU. Estos términos no toman en cuenta adecuadamente el papel clave de la familia en la salud y la educación, ni el derecho soberano de las naciones a implementar políticas de salud de acuerdo con su contexto nacional. No existe un derecho internacional al aborto y estos términos no deberían ser usados para promover políticas y medidas proaborto”.

Una de las reuniones de mayor importancia se efectuará en Nairobi en noviembre por el 25º Aniversario de la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo. Es obvio lo que México se propone para esta próxima reunión internacional, ya que, la Declaración Política del 23 de septiembre que dice que los “derechos sexuales son derechos humanos”, conocida en inglés como “SRHR”, fue firmada y aprobada por 58 países incluyendo a México.

La Declaración dice que los países “enérgicamente creen que SRHR forma parte integral de la Cobertura Universal de la Salud y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG)” e incluyen esto para que la Cobertura Universal de la Salud sea “genuinamente universal, ya que debe abarcar todos los servicios de salud, incluyendo salud y derechos sexuales y reproductivos (SRHR)”. La declaración finalizó con la reconfirmación de los países firmantes, entre ellos México, sobre la “total promesa y apoyo a la implementación de la Declaración Política sobre la Cobertura Universal de Salud en nuestros respectivos países y en el extranjero”.

La Cobertura Universal de la Salud con la Declaración resultante de la Asamblea General de la ONU firmada por México ¿tiende a cuidar la “salud” de los seres humanos mediante el aborto y muerte de los indefensos?

La Declaración Universal de Derechos Humanos, proclamada por la Organización de las Naciones Unidas en 1948 dice claramente:

“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”. (Artículo 3) Y también fue firmada por México.

 

Te puede interesar: El umbral de la paternidad 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.