Imprimir esta página

¿Se desintegra la derecha española?

Ni duda cabe que tanto la presencia de VOX por la extrema derecha como todas estas luchas intestinas dentro del PP han dado la imagen de una derecha española que se cae a pedazos.



Si deseamos responder de manera satisfactoria y convincente a la pregunta que da título a este comentario, preciso será dar algunos antecedentes.

Después de las elecciones generales de noviembre de 2019 y después también de una serie de pláticas, una coalición integrada por los socialistas del PSOE y los comunistas de PODEMOS llevó al poder a un gobierno de extrema izquierda que está presidido por Pedro Sánchez.

Como resultado de los comicios y posterior coalición, quedó como principal fuerza de la oposición el centroderechista Partido Popular (PP) que en aquel entonces tenía como dirigente a Pablo Casado.

Desde entonces han pasado más de dos años y –a pesar de que sus afiliados esperaban otros resultados- la triste realidad fue que Pablo Casado se portó de un modo tan mediocre que –más que oposición- parecía aliado del gobierno social comunista de Pedro Sánchez.

Esto ha provocado que el PP se desplome en picada en tanto que VOX –partido de extrema derecha, dirigido por Santiago Abascal- suba como la espuma.

Una subida espectacular que tiene como causa principal que una gran parte de los militantes del PP se encuentren decepcionados con un líder que, más que apellidarse Casado bien podría apellidarse Fracasado.

Ni duda cabe que la caída del PP que se da al mismo tiempo que la espectacular subida de VOX ha traído como resultado más visible el que la derecha española se encuentre fragmentada.

Y por si lo anterior no bastase, daba la impresión de que Pablo Casado había decidido luchar contra sí mismo.

Aparte de sus torpezas como jefe de la oposición, el mediocre de Casado no soporta que alguien lo opaque, debido a que prefiere que los miembros de su partido sean satélites grises girando a su alrededor.

Eso explica el odio de Casado en contra de Cayetana Álvarez de Toledo, ex portavoz del partido, a quien destituyó de su cargo puesto que dicha mujer, en lugar de ser satélite, prefirió ser un astro brillando con luz propia.

Eso explica también el odio de Casado en contra de Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, a quien también detesta por ser otro astro brillando con luz propia.

Ahora bien, la gota que derramó el vaso se dio en días pasados cuando Casado empezó a hostilizar a Isabel intentando derrocarla para imponer en su lugar un elemento más dócil.

Fue aquí donde Pablo Casado topó con pared puesto que la presidenta de la Comunidad de Madrid –a pesar de su semblante amable y tierno- es una mujer de armas tomar dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias.

Ni duda cabe que tanto la presencia de VOX por la extrema derecha como todas estas luchas intestinas dentro del PP han dado la imagen de una derecha española que se cae a pedazos.

Ni duda cabe que tanto el socialista Pedro Sánchez como sus aliados marxistas han de estar frotándose las manos de gusto.

Fue entonces cuando los grandes barones del PP, que son quienes en realidad gobiernan el partido, decidieron intervenir.

Antes de que el PP cayese en un desprestigio total –que solamente favorecería a la izquierda- los barones tomaron el toro por los cuernos.

La presión debió de haber sido muy dura puesto que tanto Casado como sus más cercanos doblaron las manos en señal de rendición total.

Todo hace suponer que muy pronto se elegirá a un nuevo presidente del PP y todo parece indicar que éste será Alberto Núñez Feijoo, actual presidente de la Xunta de Galicia. Si eso ocurriese, los gallegos perderían a quien ha sido un magnífico gobernante.

En fin, por todo esto y por más todo indica que la derecha española está fragmentada.

Hay que estar muy atentos a lo que ocurra durante los próximos días…


Te puede interesar: Periodismo en México. Profesión de alto riesgo

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.