La reconquista en la novela

De unos veinte años a la fecha, en España se ha dado un renacer cultural que, en el ámbito de la Literatura, se manifiesta tocando temas que tienen a la Reconquista como telón de fondo.


Moros y cristianos 


La lucha que durante casi ocho siglos sostuvo el pueblo español para liberar a su patria de los invasores musulmanes ha servido de inspiración a infinidad de autores que han escrito novelas e incluso guiones cinematográficos.
Aún recordamos el éxito que tuvo “El Cid”, aquella gran película filmada en 1962 y que tuvo como protagonistas principales a Charlton Heston y Sofía Loren. Una producción monumental que fue llevada a la pantalla grande por Samuel Bronston.
En dicha película contemplamos la vida y hazañas de aquel gran caballero hispano católico que fue Rodrigo Díaz de Vivar.
Un héroe cuya vida parece fruto de la fantasía de un novelista, pero cuya existencia fue tan real como sus restos que duermen el sueño de la paz bajo la cúpula principal de la catedral de Burgos.
Quien conozca algo de la Historia de España estará de acuerdo con nosotros en que -durante casi ocho siglos- por tierras de la península ibérica desfilaron héroes grandiosos que supieron poner sus espadas al servicio de la Patria y de la Fe.
Aparte del Cid, dicha etapa de la Historia de España se engalana con personajes como don Pelayo, San Fernando de Castilla e Isabel la Católica.
De unos veinte años a la fecha, en España se ha dado un renacer cultural que, en el ámbito de la Literatura, se manifiesta tocando temas que tienen a la Reconquista como telón de fondo.
Y así tenemos -entre otros- a Jesús Sánchez Adalid con su novela “Las armas de la luz”, a José Javier Esparza con “El caballero del jabalí blanco”, a Enrique de Diego con “Héroes” y a varios más.
Sin embargo -evitando cualquier comparación que pudiera parecer odiosa- quien en estos momentos más ha destacado es Isabel San Sebastián, quien ha escrito novelas que han gozado de tal éxito que superan los 450 mil ejemplares vendidos.
Isabel San Sebastián, gracias a que roba tiempo a sus actividades para dedicarse a la gran pasión de escribir, es la autora de novela histórica más leída en España.
Gracias a sus novelas es posible que el lector de nivel medio pueda acercarse con facilidad a esa gran Cruzada que fue la Reconquista y que forjó la Patria Española.
Es muy probable que, de no haber escrito Isabel sus novelas, a la gente le resultaría difícil e incluso pesado meterse en las bibliotecas y ponerse a investigar viejos libros cuya profundidad no está al alcance de todos.
Isabel San Sebastián comprendió esto desde el primer momento y, deseando divertir e instruir al mismo tiempo, se decidió a cultivar el apasionante género de la novela histórica. Fruto de sus afanes son novelas como “La visigoda” y “La peregrina”.
En estos momentos, su obra más reciente que gira en torno a la Reconquista Española es “Las campanas de Santiago”.
La carátula de dicha novela presenta una mujer que, desde un puente, observa el incendio que está arrasando la ciudad gallega de Compostela.
Y es que la trama se desarrolla en torno a la feroz embestida que, en el año 997, hizo el feroz Almanzor en contra de dicha ciudad sin más propósito que el de profanar la tumba del Apóstol Santiago.
De ese modo pretendía que los cristianos se desmoralizasen al creer que el dios de los sarracenos (Alá) era superior al Dios de los cristianos (Cristo)
“Si Santiago abandonaba la lucha, si permitía que su sepulcro fuese profanado impunemente, si dejaba de tender su manto protector sobre la Cristiandad hispana, ¿dónde hallarían fortaleza los soldados de la Cruz enfrentados a un ejército sarraceno infinitamente superior al suyo? ¿A quién se encomendarían antes de entablar batalla contra semejante adversario?” (Las campanas de Santiago. Plaza Janés. Páginas 192 y 193)
La novela captura la atención del lector desde el primer momento y máxime cuando se cuenta como -inexplicablemente- Almanzor decidió respetar el sepulcro del Apóstol al ver como un anciano monje lo suplicaba con lágrimas en los ojos.
El sepulcro fue respetado, pero no así la ciudad que fue incendiada, ni las campanas de la catedral que fueron llevadas hasta la lejana ciudad de Córdoba a hombros de cristianos.
Pues bien, en torno al episodio del traslado de las campanas, gira la novela de Isabel San Sebastián. Una novela que tiene como protagonistas principales a Tiago y Mencía, matrimonio que es separado como consecuencia de la embestida de Almanzor contra Compostela.
Tiago es condenado -junto con otros muchos- a recorrer media España llevando sobre sus hombres el insoportable peso de las campanas. Mencía, su mujer, quien está embarazada, abandona una ciudad en la cual ha perdido su hogar devorado por las llamas. En su huida se interna por bosques brumosos corriendo las más increíbles aventuras.
La tragedia de esta familia separada es reflejo de la de otras muchas que fueron víctimas de un furor musulmán que, en pleno siglo XXI, está renaciendo en España.
Y concluimos con una frase en la cual la autora hace un resumen de la tragedia vivida: “Graves debieron ser nuestros pecados para que el cielo nos enviara este flagelo llamado Almanzor… Jamás sufrió la Cristiandad una embestida tan terrible ni estuvo tan cerca de sucumbir ante la hueste de la media luna”. (Op. Cit. Página 205).
Vale la pena leer una novela que, al mismo tiempo que nos entretiene, nos ilustra y nos hace tomar conciencia de que el fanatismo musulmán sigue siendo el mismo que era hace más de mil años.

 

Te puede interesar: Universidad 1601

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.