Las tribulaciones de doña Claudia

Claudia Sheinbaum pudo haberse evitado todas estas tribulaciones si se hubiese dedicado a gobernar con eficacia en vez de adoptar poses demagógicas.



Desde principios de mayo, Doña Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la CDMX, anda de un humor de los mil demonios; tanto así que -a pesar de hallarse en pleno verano- anda que no la calienta ni el sol.

Todo empezó aquella fatídica noche del 3 de mayo con el derrumbe de la Línea 12 del Metro que costó 26 vidas, numerosos heridos y -lo que más preocupa a Doña Claudia- que la jefa de gobierno pueda perder la candidatura presidencial por Morena para 2024.

Y es que 26 muertos y un gran número de heridos no son poca cosa.

Por lo pronto, desde un principio, tanto ella como Marcelo Ebrard -otro precandidato de Morena para 2024- buscaron un chivo expiatorio en la persona del ex jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera. Les falló la jugada y, ante la opinión pública, quedaron ambos como únicos responsables de la tragedia: Marcelo por fallas en la construcción y Claudia por no haberle dado el debido mantenimiento.

Ahora bien, aparte de la tragedia de la Línea 12, lo que provocó que a Doña Claudia no la caliente ni el sol, fueron los resultados de las elecciones del pasado 6 de junio.

Dejando para otra ocasión el análisis del avance de la oposición en el Congreso, así como el que Morena haya ganado un gran número de gubernaturas, lo que hoy analizaremos son los resultados en la capital del país.

Se suponía que, desde el triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas en 1997, la Ciudad de México era un feudo de la izquierda.

Pues bien, al perder 9 de las 16 alcaldías, se ve que no es así y que los habitantes de la gran metrópoli son más conservadores de lo que pudiera pensarse.

Aunque, pensándolo bien, el hecho de que Morena sufriese tan duro quebranto no se debe tanto a que los habitantes de la Ciudad de México se hayan vuelto conservadores. En lo personal, creemos que se trató de un voto de castigo para protestar en contra de un mal gobierno que, por torpeza, fue causante indirecto de la tragedia de la Línea 12.

Ante el descalabro sufrido, le echan la culpa a la propaganda de los llamados fifís; se condena a los aspiracionistas que -a base de trabajo y ahorro- desean progresar y se vuelve al lugar común de que la derrota se debió a una conjura de los adversarios conservadores.

Doña Claudia pudo haberse evitado todas estas tribulaciones si se hubiese dedicado a gobernar con eficacia en vez de adoptar poses demagógicas.

Por ejemplo: ¿Qué ganaron los habitantes de la capital con que se le cambiase el nombre a la avenida Puente de Alvarado? ¿Vale la pena sacar a relucir viejas controversias históricas? ¿No es mejor tratar de resolver los problemas del momento actual?

Y dentro de lo mismo: ¿De qué sirvió que hubiesen quitado de su pedestal la estatua de Cristóbal Colón? ¿Qué daño hacía el Descubridor de América? En vez de gastar energías colocando en una bodega la estatua de Colón (si es que no la han destruido)… ¿No hubiera sido mejor reparar las verías de la Línea 12?

Colón dentro de una oscura bodega ningún beneficio reporta; en cambio pudieron haberse evitado 26 muertos y multitud de heridos.

No obstante, es mucho más fácil adoptar tesis populistas que solamente distraen la atención de quienes exigen contar con servicios públicos de buena calidad.

Y uno de esos servicios -que calificamos de vitales- es el Metro.
Después de la tragedia ocurrida, se presenta otro inconveniente: Que se triplique el tiempo que tardan en llegar a sus trabajos quienes no tienen otra alternativa que la de utilizar dicho medio de transporte.

En fin, gobernar con acierto para evitar tragedias resulta difícil. En cambio, quitar estatuas y cambiarles el nombre a las calles pudiera parecer más llamativo…

Sin embargo, a base de tantos golpes de violencia, el pueblo está despertando y, como lo acabamos de ver el 6 de junio, tenemos ahora un pueblo que ya no comulga con ruedas de molino.


Te puede interesar: Un continente a la deriva

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.