Las andanzas de un viejo colmilludo

La realidad en estos momentos es que Porfirio Muñoz Ledo se ha convertido para AMLO en una incómoda piedra en el calcetín.



Uno de los numerosos críticos que se han enfrentado al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es el diputado Porfirio Muñoz Ledo, todo un veterano de la política nacional.

Muñoz Ledo es egresado de la Facultad de Derecho de la UNAM donde, aparte de graduarse de abogado, destacó en varios concursos de oratoria.

Al señalar este antecedente, vale la pena comentar un dato anecdótico que habría de explicar muchas cosas en el futuro: Uno de sus condiscípulos de generación era un joven originario de Colima que respondía al nombre de Miguel de la Madrid y quien sentía una animadversión visceral por un Muñoz Ledo que siempre lo superó en el arte de hablar en público.

El tiempo pasó, ingresaron ambos en la política: Muñoz Ledo, siendo secretario de Trabajo en el gobierno de Luis Echeverría, estuvo a punto de llegar a la Presidencia. En cambio, Miguel de la Madrid llegó fácilmente a Los Pinos gracias a una compasiva decisión de López Portillo.

Y conforme cada uno iba destacando en su terreno, más crecía la antipatía entre ambos.

Ni duda cabe que Muñoz Ledo fue siempre más brillante que Miguel de la Madrid; sin embargo, a pesar de su mediocridad, fue Miguel y no Porfirio quien lució la banda presidencial durante todo un sexenio.

Todos estos antecedentes explican en parte el que -a mediados del sexenio de Miguel de la Madrid- fuese Muñoz Ledo quien encabezara una corriente crítica que causó un cisma dentro del PRI y que acabó dando nacimiento al PRD.

Con motivo del último informe presidencial del presidente De la Madrid, el entonces senador Muñoz Ledo intentó interpelarlo alegando que se había cometido un fraude durante las elecciones de 1988,

Los esbirros del presidente saliente sacaron a Muñoz Ledo del recinto parlamentario y fue entonces cuando se hizo evidente lo que hasta entonces era una sospecha: El Sistema estaba herido de muerte, lo cual significaba tanto el principio del fin como la antesala de la democracia.

Muñoz Ledo, un personaje a quien muchos califican de ególatra, se había convertido en la principal figura de la oposición.

Su afán enfermizo por estar siempre en el candelero le hizo estar tanto con los tirios como con los troyanos y fue así que se le vio apoyando tanto a Vicente Fox como afiliándose a Morena y luego entregarle la banda presidencial a López Obrador.

Ante los continuos desatinos de AMLO, Porfirio encuentra una ocasión propicia para presentarse en el escenario y criticar a un presidente que comete cada día una nueva torpeza.

Ni duda cabe que, ante los afanes dictatoriales de un AMLO que pretende restaurar el viejo Sistema, las críticas de Muñoz Ledo resultan atinadas y oportunas.

Todo un viejo caimán de la política mexicana que sería feliz si AMLO accediese a sostener con él un debate público.
Soñar no cuesta nada, pues AMLO haría hasta lo imposible antes de correr el riesgo de que -en un eventual debate- el eterno aspirante presidencial pudiera hacerlo talco.

Igual suerte correría AMLO si aceptase que Diego Fernández de Cevallos se presentara en Palacio dispuesto a defenderse de las acusaciones que continuamente le hace el presidente.

Algo tan evidente como la luz del sol es el hecho de que, cuando se carece tanto de argumentos como de facilidad de palabra, el hecho de ponerse a debatir con dos pesos pesados como son Diego y Porfirio puede resultar de fatales consecuencias para quien solamente se dedica a insultar sin probar ninguna de sus acusaciones.

En estos momentos, ese viejo político de muchas tablas que es Porfirio Muñoz Ledo vuelve a ponerse de moda.
Ignoramos si lo hace por motivos nobles como sería defender una democracia que está a punto de malograrse debido a la ambición de un ególatra que no atiende razones.

Pudiera ser que sí, pudiera ser que no. La realidad en estos momentos es que un viejo colmilludo se ha convertido para AMLO en una incómoda piedra en el calcetín.

 

Te puede interesar: Línea 12, Nuevo León y otros temas 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.