Caninus Hambrientus

Es impresionante el paralelismo existente entre los personajes de Chuck Jones y los sucesos recientes en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que preside doña Chayo Piedra que resultó más piedra que Rosario.



FORMIDABLE CREACIÓN

En 1949, Chuck Jones lanza al estrellato al Coyote y El Correcaminos, serie de dibujos animados que destaca la perseverancia –con mala estrella, dirían algunos amigos baturros– de un Coyote que debería ser secretario de energía en este país; y por el otro lado, un Correcaminos que luce creatividad, entusiasmo y una enorme dosis de buena suerte, para que las maldades de El Coyote se le reviertan, con el empleo de la tecnología de punta “marca ACME”.

Viene a colación el tema de los dibujos animados, porque la voz bellísima del narrador, define al Coyote como “Caninus Hambrientus” destacando de nuevo, que al pobre animal todo se le revierte.

ANALOGÍAS

Es impresionante el paralelismo existente entre los personajes de Chuck Jones y los sucesos recientes en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que preside doña Chayo Piedra que resultó más piedra que Rosario.

La nota de Tere Tijerina (https://www.yodigoyopregunto.com/la-cndh-violentando-los-derechos-de-sus-trabajadores/ La CNDH violentando los derechos de sus trabajadores ) resulta muy aguda al contextualizar el tema de los despidos en la dependencia.

De inicio, se plantea “el objeto esencial” de la CNDH, que para efectos de esta entrega resulta obvio. Por eso la periodista externa su extrañamiento: “…es difícil imaginar que un servidor público de dicha Institución haya sido violentado en sus derechos ya que fue despedido por medio de la red social de WhatsApp. Son tan poco profesionales, tan absurdos en su proceder, tan desinteresados en el bienestar de los trabajadores, tan ineptos, con un desconocimiento absoluto de las leyes de este país, y que éste gobierno no tiene el respeto por lo menos de rescindir la relación laboral de manera correcta”

Cuando en el cuerpo de la nota se aprecia la conversación entre la jefa y el colaborador, efectivamente, el despido del empleado fue a través de WhatsApp. En opinión de mis hermosísimas lectoras y gentiles lectores, eso es harto prepotente; nada profesional, totalmente indigno y en absoluto, fuera de toda norma jurídica.

LA HISTORIA EN FRÍO

Lázaro Elías Serranía Álvarez era subdirector de área. Tenía 20 años de servicio en la institución. Y de buenas a primeras, el 15 de junio pasado, ya no recibió su pago. Le dijeron que hasta ese día trabaja en la CNDH y la jefa de Serranía lamentó “la orden de arriba” y se la mentó al empleado por redes sociales. Lamentable, agregó, porque la orden provenía de la presidenta de la Comisión.

COMO ES COSTUMBRE

Eliminaron el chat, culparon de todo al trabajador y en la CNDH dijeron que el empleado no quiso recibir su cheque. En seguida, el “comunicado” de la Comisión desaparece.

En síntesis, una más de la 4T que revela el nivel de incompetencia, arbitrariedad y desconocimiento de la norma jurídica.

Y mientras tanto, indica la periodista, se acumulan las denuncias por violación a los derechos humanos, que tal parece que, hoy…se ha convertido en un personaje de dibujos animados: Un Caninus Hambrientus.


Te puede interesar: Resucita la mordaza

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.