Resultados sin medición

La narrativa de López Obrador se basa en calificativos positivos y negativos, pero se carece de datos duros que sustenten los dichos.


 Sin datos duros


Lo que no se puede medir

Edward Deming, uno de los extraordinario gurúes de lo que hoy conocemos como los Tigres de Pacífico –denominación que sigue vigente– sostenía que, “lo que no se puede medir, no puede mejorarse”, aunque algunos autores lo traducen como “lo que se puede medir, no tiene calidad” En ambos casos, la aseveración vale para los objetos de esta colaboración.

Las preciosérrimas lectoras y amables lectores han insistido al escribano para abordar un tema: ¿Por qué en las mañaneras, y el resto de la narrativa presidencial, solo se hacen afirmaciones, se cataloga con adjetivos positivos o negativos, pero solo en escasísimos casos, se presentan datos duros que soporten las afirmaciones gubernamentales?

Libro abierto

El destacado letrista y compositor Gerardo Reyes –autor de “Libro abierto”, éxito en la voz de Chayito Valdez– escribió un legado para la 4T que, desde su arribo al poder, aseguran ser un “libro abierto”, por aquello de la transparencia, que no necesariamente significa veracidad en la información.

De esta forma, en el “Libro Abierto” se asegura que ya se acabó el huachicol; que ya disminuyó el robo a transeúntes, a casa habitación, el “derecho de piso” a comerciantes; que se abatió el poderío de la Unión Tepito, Los Zetas, Los Caballeros Templarios; y que, el Cartel Jalisco Nueva Generación, ya casi, casi, es cosa del pasado, igual que la corrupción de la cual, es totalmente responsable la autoridad desde hace, por lo menos, 36 años.

Dentro de lo nuevo, que no novedoso, aunque esté inundado, Santa Lucía se llamará “Felipe Ángeles”; aunque solamente haya votado el 2.78 por ciento de la población, el Chuchu Maya se construye. Aunque el avión presidencial ya tenga un año parado y nos haya costado 242 millones de pesos (https://www.sopitas.com/noticias) nadie menciona que el dichoso equipo no se vendió como era el compromiso del hoy mandatario. Lo mismo la “subasta madre” que, según voces oficiales y oficiosos, dejaría una derrama brutal de dinero, solo generó 51.6 millones de pesos. O sea, que la dichosa subasta…. ¡Valió pura idem!

Inveterada costumbre

Ya se sabía –el escribano lo ha dicho durante muchas lunas– que, en este país, los veterotestamentarios políticos del PNR, PRM, PRI y ahora MORENA, resuelven los problemas de este país, creando leyes y generando instituciones, hoy día, no podía ser la excepción: Todo se resuelve por voluntad del primer mandatario. ¡Hágase la felicidad del pueblo amado, y la felicidad se hizo!

Por lo mismo, el empresariado nacional no presenta riesgos de alarma por los elevadísimos niveles de inseguridad. ¡Y la tranquilidad se hizo en el sector! Y como se trata de decir cosas sin tener que comprobarlas, la reportera Noemí Gutiérrez (https://www.reporteindigo.com/reporte Dic 18, 2019) captura la opinión y el sentido de la declaración presidencial, porque “ha disminuido el robo de transporte terrestre y de ferrocarril. ¿Cuánto ha disminuido… por qué? ¡Eso carece de interés! Lo relevante es que ya no existe ningún tipo de alarma entre empresarios. Y lo mejor: “No hay alarma porque se esté afectando el gobierno”, expresó.

Reforzó en el mismo sentido Alfonso Durazo: el robo ya bajó. O sea, ya no se preocupen, porque, además, “se analiza elaborar una iniciativa en este tema”. Es decir, otra ley para ver si así se resuelven las cosas. Y como “dato duro” aseguró: “…incluso ya no se ven tantos migrantes en “la bestia”.

Como decimos en mi México Lindo: “Muerto el perro...” No importa que los resultados se queden sin medición.


Te puede interesar: La “prisa por arrodillarse”


* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.