¿Réquiem para la 4T?

¿De quién hay que cuidarse, de los narcos, de los policías o del Poder Judicial?


Cuatro té


De los infieles difuntos

Culiacán pasará a la historia con varios atributos: puede ser el inicio del desmantelamiento de la estrategia de Sao Paulo y el Grupo de Puebla concentrados en la 4T; pero también podría ser la herida mortal para la administración del presidente López, bajo la premisa de las continuas contradicciones, interpelaciones sin respuesta o las metidas de pata del equipo del mandatario, que han permeado a la sociedad, haciendo crecer la inconformidad y el malestar social.

No es la corrupción el mayor tema que provoca inquietud en la sociedad. Es la inseguridad que padecemos y la serie de tropiezos, decisiones equívocas, criterios amorosos; endoso de culpabilidades al pasado, al exterior o a terceros, lo que tiene incómoda a la ciudadanía. Culiacán fue la gota que derramó el vaso de incomodidad y malestar.

El clima para hoy

Para el momento en el que este escribano tunde la compu, el “Día de los fieles Difuntos”, parece -de acuerdo con la información de los medios que tanto critica el presidente- el cabezal del tobogán de la 4T.

El clima político es desfavorable para la causa del presidente mexicano, para un equipo que camina lento, cuando el mandatario va en pleno esprint; y lo que sus huestes comunican, pues, tan poco aportan mucho a la causa morenista.

Los casos más sonados

1. Mientras que el mandatario insiste en su discurso de que “el influyentismo” ya se acabó -igual que el huachicol, la corrupción, el narcotráfico y la impunidad- su dudosamente fiel escudero, Jaime Bonilla, maniobró para que el Congreso local manufacturara una “ley a modo” y de esa forma, Guillermo “el Titi” Ruíz, compadre suyo por ser padrino de bautizo de una de las hijas del truculento gobernador, quedara como Fiscal del Estado.

2. En otro de esos affaires que se tejen en Palacio Nacional, se supo -y se aclaró- que el nombre que deslizó el presidente y el general secretario, como directamente responsable del operativo malhecho -eufemísticamente llamado “fallido”- realizado en Culiacán, que siempre no fue cierto... Lo malo de esa metida de pata es que, el referido militar es, ni más ni menos, el comandante del grupo que, desde la SEDENA, combate al narcotráfico. Como bien dice uno de mis gentiles lectores: “Si no es Juana es Chana, y si no, su hermana”

3. “Hay plumajes que cruzan el pantano”, decía Salvador Díaz Mirón, y parece dedicatoria para la impertérrita Yeidckol Polevnsky. Es decir, entre morenos, hay unos más iguales que otros. Mientras ella viajaba en clase Premier (vueloAM0176 con destino a Tijuana, dice “Trascendió” de Milenio) -porque eso de la “austeridá” a ella no se le da- rumbo a la toma de posesión de Bonilla, sus otros iguales, Ángel Ávila y Alberto Anaya -PRD y PT, respectivamente- iban en clase turista. O sea, como dijo José Alfredo Jiménez: “Yo no entiendo esas cosas, de las clases sociales”.

4. A pesar de gozar de la simpatía presidencial, el ministro Zaldívar trae muy alborotado su gallinero. Hace unas lunas, advirtió que sólo la Corte es el órgano autorizado para pronunciarse en el caso Bonilla.

5. Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, sobrino de René Bejarano y Dolores Padierna, el mismo que tiene en la cárcel a Rosario Robles, dio la orden para liberar a 27 de los detenidos en el operativo en Tepito, en donde decomisaron droga en cantidades industriales que luego se desaparecieron y que dicen que no están desaparecidas. La pregunta de Frentes Políticos de Excelsior es valiosa: ¿De quién hay que cuidarse, de los narcos, de los policías o del Poder Judicial?

6. Pepe Grillo de La Crónica, destaca un punto que es un secreto a voces: el desgaste de las mañaneras ya es irreversible. Los “reporteros reales”, dejan las sillas vacías ante el cotidiano ejercicio de criticar fuerte a los periodistas y dar embarradas informativas que pueden irse a interiores de los medios impresos. Y, por si fuera poco, los comentarios de beisbol, la autocomplacencia y el autologio presidencial, acabaron con la raquítica fuerza de algo que pudo ser un buen ejercicio.

7. Y, finalmente, la economía nacional y la maldita realidad, contradicen diametralmente al mandatario mexicano. Desde luego, él ya seleccionó a los culpables en los Estados Unidos. Pero, para desgracia de los mexicanos de a pie, cuando todos los huevos de la economía mexicana están puestos en la aprobación del T-MEC, Nancy Pelosi, líder de los demócratas en el Capitolio y el canadiense Justin Trudeau dijeron que “todavía falta mucho por hacer”.

¿Será el réquiem de la 4T?

 

Te puede interesar: “Con mis hijos no te metas” 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.