Deconstruir, descalificar y excluir

Una reflexión acerca de las juventudes morenistas…


jovenes_morenistas


BUENA PIEZA

El periodista Jesús Pérez Gaona (https://www.lapoliticaonline.com.mx/nota/117747),
publicó una excelente entrevista a Isaac Montoya, el actual líder de las juventudes morenistas en México, de la que se desprenden varios elementos que, nuestras maravillosas lectoras y gentiles lectores, han hecho llegar a nuestra mesa de trabajo, para compartir diversas reflexiones sobre la visión del responsable de esta parte del voto duro del presidente electo.

AUTOCONCEPTO

La forma en que Montoya visualiza el concepto de su movimiento es ilustrativa: "Somos una enorme organización que trata de incluir a sectores representativos de la población mexicana para ayudar al nuevo gobierno en la construcción de un nuevo acuerdo social y lograr así la reconciliación del país". Por eso califica a Morena como de izquierda, nacionalista y revolucionario, con cualquier cosa que quiera significar este híbrido ideológico-metafórico, Porque, adicionalmente, lo define como "un modelo antineoliberal pero no anticapitalista".

El escribano reflexiona: ¿Eso es algo así como, pensar como Carlos Marx y querer vivir como Carlos Slim?

SER Y NO SER AL MISMO TIEMPO

Es evidente que el nuevo gobierno busque el acercamiento con sus iguales en otras partes del mundo, particularmente con Venezuela, de donde llegaron a la alcaldía de Azcapotzalco, un grupo de miembros del Partido Socialista Unido de aquel país. Se trataba de “intercambiar experiencias”, porque “de todas las militancias se aprende algo”, aunque lamentó la descalificación automática que se hace de lo que sucede en aquel país hermano. ¿Será que pronto invitarán los republicanos?

Por ello –nos guste o no– el socialismo chavista llegó con un amplio “respaldo popular”, “…del cual, podríamos aprender”. Pero, “…Tampoco significa que deseemos conducirnos desde Morena, o desde el nuevo gobierno, con el rumbo o ejemplo histórico de Venezuela” ¡Faltaba más!

LOS MALVADOS PANISTAS

Nuevamente, el fantasma chocarrero del “compló” vuelve a hacer su aparición: Es el PAN “…que quiere escandalizar y asustar, abre la puerta a la polarización y a la fractura. Ellos quieren propiciarla, por ello disfrazan la censura dando voz a ciertos sectores que polarizan. Todo lo que tenga que ver con Venezuela es negativo, nos dicen”. Son los panistas los que quieren aislar a Venezuela.

Por supuesto, los centenares de miles de migrantes que salen de Venezuela, dejan ese paraíso del socialismo tropical, para buscar una vida mejor en otros lugares. Esos son los que escandalizan sobre la realidad de hoy en aquel país.

Si el socialismo bolivariano –que tanto anhela Fernández Noroña para México– fuese el Edén, la Suecia del continente, la Finlandia en éxitos educativos o parte de Japón, Taiwán, Hong Kong o Singapur en materia de avances tecnológicos, es muy seguro que las cuatro o cinco caravanas pedirían asilo en Venezuela. ¿O no?

Montoya califica estas condiciones como un “falso debate”. Habrá que preguntarle a las familias que buscan comida en las bolsas de basura; a las mujeres y los niños que mueren a diario por falta de medicamentos; a los padres y madres de familia que ven que los malandrines les roban. Habrá que preguntar a los liderazgos de oposición tratados como presos políticos desde hace años, sin garantías y viendo cómo se atropellan sus más elementales derechos humanos.

ENCUENTROS CERCANOS

La clave de la praxis política y la operación en las calles está definida: “…queremos aprender de experiencias históricas de organizaciones, partidos, movimientos, gobiernos, que tienen una visión social, popular y de izquierda, y que han sido exitosos en mayor o menor medida…” Eso justifica ya el cercamiento con Pablo Iglesias, propietario de PODEMOS en España.

Por lo mismo, se justifica la estrecha relación de hoy con Miguel Alemán Magnani, dueño de Interjet; los que marchan a favor de la vida, son reducidos a fifís que humillan a los migrantes con expresiones de odio y xenofobia.

El músculo: más de 500 mil jóvenes afiliados a Morena, cantidad superior al total de 280 mil que tiene el PAN. Destaca Montoya que, su movimiento es “un partido de masas, donde caben todos los sectores del país”.

La pregunta: ¿No se trata de deconstruir, descalificar y excluir a todo aquello que no concuerda con su visión?

Te puede interesar: De Stan Lee a Morena: la disonancia

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com