Combate a la corrupción, promesa de campaña

El combate a la corrupción solo sirvió como un eslogan de campaña para ganar votos. No hay a la fecha más transparencia, menos reglamentación, ni un combate de hecho a la corrupción.


Promesas anticorrupción


Uno de los principales compromisos durante la campaña del ahora presidente López Obrador, que le dio el grueso de los votos, fue la promesa de terminar con la corrupción. Millones de mexicanos, hartos del saqueo por gobernadores y altos funcionarios priistas durante el sexenio de Peña Nieto, vieron en el candidato de Morena una esperanza para reducir ese mal, que genera más pobreza y desalienta la actividad económica.

Cada día más mexicanos perciben que con el actual gobierno la corrupción no disminuye sino aumenta. No pasa de ser una posición retórica muy lejana a la realidad que vivimos.

En 2018 López Obrador, como presidente electo, prometió suprimir los inspectores, ahí siguen. La mayoría ya no son del PRI, sino de Morena, pero están más bravos que los anteriores. En Xochimilco clausuraron varios pequeños comercios, y al poco tiempo se presentaron los “gestores”, ofreciendo que ellos podían arreglar la apertura por medio de una “pequeña” cuota.

En las gasolineras inspectores de la Profeco, arguyendo alguna falla, las clausuran. A los pocos días les hacen saber que si quieren que se levanten los sellos hay que cooperar con cantidades superiores a los 200 mil pesos.

Según cifras de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2019, realizada cada dos años por el Inegi, las víctimas de la corrupción en trámites por cada 100,000 habitantes, aumentaron 7.5 por ciento del 2017 al 2019. Los recursos gastados para lograr permisos, documentos, reapertura de negocios y solucionar un problema administrativo con los gobiernos de los tres niveles, se incrementaron en 64 por ciento.

Las asignaciones directas de adquisiciones, fuente de corrupción, aumentaron con el actual gobierno. No hay una mayor transparencia en las compras del gobierno federal.

Si algún medio de comunicación, periodista u organismo privado, denuncia un acto de presunta corrupción de un alto funcionario o dependencia federal, hay silencio o la respuesta del presidente o miembros de su gabinete, generalmente es que se trata de un complot de sus enemigos “neoliberales” y “conservadores” y no se inicia ninguna investigación formal.

El combate a la corrupción solo sirvió como un eslogan de campaña para ganar votos. No hay a la fecha más transparencia, menos reglamentación, ni un combate de hecho a la corrupción.

 

Te puede interesar: COVID, combate incoherente y tardío

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.