Podemos vivir sólo con lo necesario

Aprendamos a vivir con lo indispensable y a vivir felices con lo que tenemos, sin desear lo que los demás tiene o lo que no podemos obtener de forma lícita.


minicasa


El fin de semana vi con mis hijos una serie donde las familias se mudan a minicasas y tienen que aprender a vivir sólo con lo indispensable.

La verdad es que me asombró muchísimo porque para lograrlo tenían que sacar muchas cosas y deshacerse de ellas, es decir, tenían que vivir con lo indispensable.

Esto no es fácil. ¿Te has preguntado si tu familia puede vivir con lo indispensable?

Yo creo que nada es imposible, por eso aquí te dejo 5 Tips para educar a nuestros hijos para vivir sólo con lo indispensable.

Primero. Saca todo lo que tienes en una habitación y sepáralo. Lo mejor es comenzar poco a poco, es decir, habitación por habitación, eso te dará la posibilidad de arreglarla a conciencia.

Si así lo hacemos podemos sacar todo lo que está en esa habitación, no importa que al principio parezca que tenemos un reguero tremendo. Poco a poco haremos la separación de las cosas.

Cuando nuestros hijos nos ayudan es importante que aprendan a qué las cosas no son indispensables y que podemos desprendernos de lo que ya no nos queda o ya no sirve.

Ellos pueden ayudarnos a sacar todo y después a ordenarlo. Así aprenderán desde pequeños esta forma de ordenar y lo harán de forma cotidiana.

Segundo. Haz tres montones con lo que separaste. Ya con todo fuera de los lugares de almacenamiento, es importante hacer tres montones con las cosas.

Uno de lo que ya no sirve o ya no les queda, uno para lo que puede servir y uno para lo indispensable.

Tercero. Regala lo que ya no necesitas. Ya que tenemos divididas las cosas, es tiempo de buscarle dueño a lo que a nosotros ya no nos sirve.

Podemos pedirles a nuestros hijos que nos acompañen y ayuden a llevar las cosas a una casa hogar o a algún asilo.

En caso de no tener esta opción, podemos llegar las cosas en el coche y dárselo a las personas que se acercan a nosotros.

Para que nuestros hijos practiquen la caridad, pueden ser ellos quienes las donen.

Cuarto. Busca un lugar para lo indispensable. El siguiente paso es asignarle un lugar a las cosas básicas, a las que son indispensables para ti y para tu familia.

Aquí pueden entrar los juguetes, la ropa, los libros, etc., favoritos; y también lo que es de aseo personal o de salud.

Y, por último, en el espacio que queda podemos ir acomodando eso que es necesario pero que si no lo tenemos no nos morimos.

Si acostumbramos a nuestros hijos a clasificar sus cosas, siempre será más fácil mantener ordenada cada habitación.

Quinto. Lo que vaya llegando pásalo por el mismo filtro. Es importante que eduquemos a nuestros hijos para que aprendan a no aferrarse a las cosas y a darle su justo valor.

Así, cuando a nuestros hijos les regalen cosas, sabrán distinguir si se quedarán con ellas o podrán regalarlas a alguien que las necesite más.

Y nosotros aprenderemos a comprar sólo lo que es necesario y dejaremos de lado las cosas superficiales.

Así también educaremos a nuestros hijos en la modestia y sobriedad, que en nuestros tiempos, es tan difícil de vivir así.

Aprendamos a vivir con lo indispensable y a vivir felices con lo que tenemos, sin desear lo que los demás tiene o lo que no podemos obtener de forma lícita.

 

Te puede interesar: La familia, primera escuela 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.