La familia, primera escuela

La familia es la primera escuela y los padres son los primeros educadores y nosotros debemos tenerlo muy claro.


Educación


En nuestros días se está cuestionando el papel que tiene el padre o la madre de familia en la educación de los hijos.

Esto no tiene fundamento porque la familia es la primera escuela y los padres son los primeros educadores y nosotros debemos tenerlo muy claro.

Por eso aquí te dejo mis 5 Tips para tomar las riendas de la educación de nuestros hijos a pesar de las circunstancias externas.

Primero. Ten claras tus prioridades. Cada familia es diferente por lo que cada familia debe establecer sus prioridades en cuanto a valores, actividades y amistades.

Y nuestros hijos las deben conocer para que las hagan suyas y así se vaya forjando el estilo de vida familiar. Así se comienza a educar a los hijos.

Segundo. Define un estilo de vida familiar. Es muy claro que debemos definir el estilo de familia que somos y el rumbo que queremos llevar para marcar los pasos de la educación de nuestros hijos.

En el estilo de vida deben figurar los valores, las virtudes, las creencias, los afectos y la forma de educación de nuestros hijos. Teniendo esto claro, es muy fácil poder detectar lo que va en contra y así poder tomar cartas en el asunto.

Esto es un derecho natural que sólo ha sido reconocido en muchos pactos internacionales, pero que nosotros debemos ejercer cabalmente.

Tercero. Platica con tus hijos para ver que ven en la escuela. Otro aspecto que afecta la educación de los hijos es lo que el entorno les impone.

Cuando ya van a la escuela, todo lo que hemos construido durante los años que hemos tenido a nuestros hijos con nosotros se ve amenazado por algunas ideologías y por las diversas costumbres que tienen las otras familias.

Si logramos que convivan con familias afines a la nuestra será más fácil conservar el estilo de vida que queremos para nuestra familia.

Con esto no digo que dejemos de convivir con otras familias para dar testimonio de que puede ser coherente.

Cuarto. Habla con ellos para aclarar puntos. Si son pequeños es bueno que les expliques las cosas poco a poco y con ejemplos sencillos, así irán aprendiendo todo bien y con la razón de por que se hacen así.

Y si ya son más grandes, es necesario estar atentos a lo que la sociedad y el medio les va confundiendo para que nosotros se los aclaremos y les demos los argumentos para comprender y si es necesario, hasta defender su estilo de vida.

Siempre es más fácil dejar pasar las cosas, pero en nuestros días es de vital importancia estar enterados de lo que pasa por la cabeza de nuestros hijos y acompañarlos para aclarar dudas o para enderezar conceptos, a tiempo.

Quinto. Es tu derecho hacer cambios, si es necesario. A veces nos pasa que sentimos que nos metemos mucho en la vida de nuestros hijos o nos hacen sentir que estamos locos por querer tener un estilo de vida diferente al de la mayoría de las familias, pero esto no es así.

Tenemos el derecho natural de educar a nuestros hijos conforme a nuestras creencias, valores y principios por el simple hecho de que son nuestros hijos. Si el gobierno u otras entidades no lo quieren reconocer, son los los que están mal.

Si la escuela a la que van te ayuda a cumplir con el plan de vida familiar, excelente. Si no lo hace, estás en tu derecho de buscar ayuda en otra parte que puede ser la doctrina, el catecismo, algún club deportivo, alguna actividad artística, etcétera.

Recuerda que lo primero son tus hijos y su bienestar, su educación es prioritaria para nosotros como papás. No podemos autoexiliarnos de ella, renunciando a nuestro derecho de ser los principales educadores de nuestros hijos.

 

Te puede interesar: La psicomotricidad fina en los niños 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.