Cómo saber si tu hijo está cansado o sólo tiene flojera

Silvia del Valle te da cinco consejos para diferenciar si tus hijos están cansados y por eso no realizan con normalidad sus actividades o simplemente tienen flojera.


Flojera


Las situaciones pueden ser parecidas, pero tienen un origen diferente y por lo mismo se deben tratar de forma diferente.

Cuando se trata de cansancio debemos hacer que los niños descansen, a pesar de que ellos pudieran querer seguir en actividad; cuando se trata de flojera, es importante que hagamos que los niños y jóvenes cumplan con sus actividades a pesar de que ellos no quieran hacerlo.

¿Cómo distinguir si es flojera o cansancio? Aquí te dejo mis 5 Tips para lograrlo y poder ayudar a nuestros hijos.

Primero. Observa a tus hijos para que los conozcas bien. Mucho de esta situación radica en que conozcamos muy bien a nuestros hijos, así podemos saber si su actitud poco activa es por flojera o por un verdadero cansancio que le impide realizar alguna actividad.

Si observamos a nuestros hijos podemos ubicar sus actitudes y sus gustos y así podremos saber sus reacciones.

Segundo. Toma el tiempo que duran en actividad constante. A veces no nos damos cuenta de que nuestros hijos han tenido una actividad muy fuerte y constante y por eso perdemos de vista el que puedan estar agotados y no sólo tener flojera.

Si tomamos el tiempo de cuánto dura cada actividad de nuestros hijos podemos tener nociones de el nivel de cansancio que tienen nuestros pequeños.

Si la suma de actividades es normal, muy probablemente lo que tengan es flojera, pero si han estado expuestos a actividades constantes y agotadoras, pues evidentemente estarán agotados y es necesario que descansen lo más pronto posible.

Tercero. Observa sus reacciones. Es importante que sepamos distinguir las reacciones de nuestros hijos.

Los niños pequeños, cuando están muy cansados, lloran incontrolablemente, a veces se tumban en la cama o el sillón y no hay poder humano que los haga levantarse. Bueno también los adolescentes actúan así.

Pero cuando es flojera lo que los mueve, sus reacciones son diferentes. Pueden tener pesadez en sus reacciones, pero ante un estímulo grande, pueden dejarla y activarse según la conveniencia.

Cuarto. Invítales a hacer algo que les guste mucho. Por eso es bueno invitarles a realizar algo que les guste mucho, así veremos si logran dejar a un lado esa pesadez o si ni así pueden activarse.

Este punto es decisivo porque nos puede dar un panorama muy claro de lo que está sucediendo.

Quinto. Ofréceles un incentivo para animarlos. Esta es otra forma de saber si están verdaderamente cansados hasta el agotamiento o si sólo es flojera.

Cuando se trata de la flojera con un buen incentivo se puede superar; pero cuando es agotamiento o cansancio extremo, ni con el más suculento incentivo lograremos activarlos.

Es aquí donde debemos usar nuestro criterio y decidir si dejamos descansar a nuestros hijos por qué están cansados o si buscamos activarlos para que salgan del vicio de la flojera.

 

Te puede interesar: Ideas para estas vacaciones

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.