Eduquemos a nuestros hijos en el respeto

El respeto es una virtud que poco a poco se ha ido perdiendo, pero nosotros como papás podemos colaborar para rescatarlo, primero en nuestra familia y después en la sociedad.


Bien del prójimo


El respeto es una de esas virtudes que se han ido perdiendo en las nuevas generaciones por nuestro antitestimonio y por la influencia de la sociedad que nos invita, de manera insistente, a buscar siempre nuestro bien sin importar a quien tenga que pisotear o afectar.

Para nuestros hijos puede resultar contradictorio, ya que en familia promovemos valores y tratamos de ser coherentes con ellos.

Nosotros, como papás, debemos estar atentos para reforzar los valores y aclarar dudas o confusiones que surjan de lo que nuestros hijos reciben de lo que ven en la TV o las redes sociales.

Debemos ser firmes y claros al educarlos en los valores como el respeto, pues es base y fundamento de otros calores que cada día se pierden y que en la familia debemos fomentar, por eso aquí te dejo mis 5 Tips para educar a nuestros hijos en el valor de respeto.

PRIMERO. Explícales lo que es el respeto.
Es importante tener claro el concepto para poder explicárselos a nuestros hijos. El respeto es reconocer, aceptar, apreciar y valorar las cualidades del prójimo y no tratar de imponer las nuestras a la fuerza.

Debemos respetar a todos sin importar la condición física, social o económica y debemos educar a nuestros hijos para que lo hagan a pesar de que sus amigos o compañeros los inviten a no hacerlo.

Para poder aplicarlo es necesario asumirlo por lo mismo, nuestros hijos deben tener muy claro el concepto para poderlo llevar a la práctica.

De ser necesario hay que hacerles material didáctico para que puedan iluminarlos, jugar con él y así les quede muy claro lo que es el respeto, lo que implica y cómo se lleva a la práctica.

Para nuestros hijos más grandes, el respeto lo enseñamos con nuestro ejemplo, por eso es importante darles su lugar, aun cuando lo que hagan, nos parezca chistoso o fuera de lugar. Si nosotros los respetamos, ellos aprenderán a respetarse y a respetar a los demás.

SEGUNDO. Que aprendan a respetarse ellos mismos.
Es súper importante que nuestros hijos sepan respetarse a sí mismos, lo podrán hacer si se saben seguros, queridos, cuidados y atendidos por nosotros, sus papás.

Nuestra atención y compañía son la base de una autoestima alta.

Debemos enseñarles a cuidarse, a no permitir que los lastimen, nada de permitir que se burlen de ellos, y si por alguna razón esto sucede; que sepan que pueden platicar con nosotros y que les daremos nuestro apoyo para solucionar su problema.

Les debe quedar muy claro que de ninguna manera pueden permitir que alguien se burle o los lastime, con tal de entrar en algún círculo social o ser aceptados por sus compañeros.

TERCERO. No porque todos lo hagan está bien hecho.
También entra aquí, el sentido común. Nuestros hijos deben saber que no porque todos hagan algo que les lastima, ellos lo tienen que hacer.

Es necesario que tengan la valentía y la seguridad de decirnos cuando algo les pueda dañar, vaya contra su dignidad o contra sus principios.

Tristemente, la opinión pública es ahora la ley, Y por eso nuestros hijos pueden buscar quedar bien con sus compañeros, para encajar en su círculo social. Pero debemos educarnos para que le hagan caso a su conciencia y puedan poner primero sus valores a la aceptación social.

CUARTO. No porque nuestros hijos quieran algo todos lo deben hacer.
También es necesario que les enseñemos a respetar a los demás. Cada quien tiene su tiempo, sus necesidades, sus características, sus cualidades y sus defectos y nuestros hijos deben aprender a respetar todo eso.

Es muy común que nuestros hijos pequeños estén acostumbrados aquí en cuanto quieren algo, todos corremos a hacerlo, ya que cuando eran pequeños, con sólo llorar, lograban que le solucionáramos sus necesidades.

Conforme van creciendo, es necesario enseñarles a pedir las cosas por favor, a esperar hasta que la otra persona pueda ayudarles, a saber ubicar cuando una necesidad es real o simplemente es un gusto, etc.

Nosotros como papás debemos recordar que nuestros hijos no son el centro del mundo y que debemos enseñarles a ser pacientes, humildes, caritativos y a pensar en los demás a pesar de que la sociedad los invite a buscar sólo su bien lo más pronto posible.

Y QUINTO. Haz un reglamento o código de conducta familiar.
Como algo más práctico, dependiendo de la edad de nuestros hijos, podemos implementar un reglamento o código de conducta familiar donde pongamos cada aspecto que debe cubrir cada uno de los miembros de nuestra familia.
En este reglamento podemos incluir lo que está bien hacer y lo que está mal, lo que es permitido y lo que está prohibido en la familia.

Así será más fácil que nos demos cuenta si estamos haciendo algo mal.

Es necesario incluir en este código de conducta o reglamento, las acciones concretas a llevar a cabo si se rompen estas reglas o no se cumple con el código de conducta.

Estas acciones, o consecuencias, deben ser consideradas desde la edad y madurez de nuestros hijos, ya que deben ir de acuerdo a ella y deben buscar siempre, su crecimiento en todos los aspectos.

El respeto es una virtud que poco a poco se ha ido perdiendo pero que nosotros como papás podemos colaborar para rescatar, primero nuestra familia y después en la sociedad.


Te puede interesar: Vivir con esperanza en tiempos difíciles

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.