Cuando la ideología venció a la biología

Vivimos en una época en que se presume que es la más avanzada de la historia porque la tecnología nos rodea y nos llena de inventos basados en los principios científicos que el hombre ha desarrollado sobre todo a partir del siglo XX.


Biología e ideología


Los filósofos y pensadores revolucionarios decían que la ciencia liberaría al hombre de la ignorancia en la que vivía por culpa principalmente de la religión que lo mantenía sumergido en la obscuridad, y que una vez que la ciencia fuera la que rigiera a la sociedad todo sería luz y se inauguraría una era de progreso, de justicia y de libertad.

Sin embargo, hoy en día vemos que la realidad es muy diferente a la que se planteó e inclusive en muchas cuestiones hay muchas más dudas e incertidumbre sobre el sentido de la vida y cuál es realmente la forma en que el hombre puede conquistar la felicidad y sentirse pleno como ser humano.

Siendo la vida el origen de todo y dándonos la ciencia la maravilla de poder contemplarla prácticamente desde la concepción por medio del ultrasonido, que nos permite ver dentro del vientre materno cómo se va desarrollando e inclusive ver sus movimientos y escuchar los latidos de su corazón.

Pues bien, ahora que podemos ver su desarrollo biológico y admirarnos de esa maravilla que es la vida, de lo que siempre el ser humano se ha sentido orgulloso y lo ha visto como una bendición, se ha desarrollado una ideología perversa que niega la más clara evidencia y dice que eso que se está desarrollando dentro del vientre materno no es una vida independiente sino tan sólo parte del cuerpo de la mujer, y peor todavía ha hecho que la misma mujer pierda ese sentido tan natural que es amar a su propio hijo y es manipulada por toda una campaña mediática para pensar que por conveniencia suya, o de los que lo rodean, o por convencionalismos sociales puede eliminar esa vida, que es un crimen, llamándolo interrupción voluntaria del embarazo, o aborto voluntario que la misma ley en muchos países y en muchas regiones lo promueve como un derecho.

La ideología es muchas veces una manipulación de la inteligencia y de las conciencias basada en una serie de sofismas, es decir de ideas que se presenta como verdaderas pero que lleva en sí una serie de falsos principios que la convierte en una mentira que mucha gente piensa que es una verdad.

Resulta increíble el poder de la ideología que teniendo una evidencia tan clara, tan científica, que puede comprobar por sus propios sentidos, que se cierra a la evidencia, y es capaz de ignorar lo que está viendo y palpando influenciada por esta ideología. Pero lo que es peor aún es que gran parte de la sociedad está propagando esta ideología y es patrocinada además por grandes organismos cuyos intereses ocultos disfraza de derechos hacia la mujer a la que dicen proteger siendo que al final de cuentas es también una víctima junto con las vidas de los inocentes a los que priva de la existencia.

Es urgente que la sociedad despierte y se dé cuenta de esta terrible manipulación propagandística que está olvidando el sentido real de lo que es la vida y causando grandes daños a las personas, a las familias, a las naciones y a todo el mundo moderno que está dejando que la ideología se imponga inclusive a las ciencia y a la conciencia, lo que a la larga desemboca en una falta de respeto a la vida que se demuestra con el alto índice de violencia que se vive, sobre todo en nuestro país donde el número de datos es mayor inclusive que en algunos países que se encuentran en guerra.


Te puede interesar: Una oportunidad para rectificar el camino

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.