La amistad en tiempos de crisis

En la amistad también debe estar presente un sentido de correspondencia, agradecimiento, respeto, comprensión confianza y cuando sea necesario también perdón.



En un tiempo en donde se está privilegiando la división y el enfrentamiento como estrategia política, resulta muy importante reflexionar sobre el tema de la amistad, asunto que parecería de menor importancia para otros dado que hay muchos otros que nos preocupan por estos días.

Sin embargo y precisamente por estar sumergidos en un ambiente de gran intranquilidad es que este tema toma gran importancia y nos llama a dedicarle un tiempo para reflexionar sobre el mismo.

Algunas personas dicen tener muchos amigos, pero en realidad son solamente conocidos, aunque algunos se frecuentan habitualmente.

La amistad es mucho más profunda que solamente compartir tiempo, es compartir con toda sinceridad sentimientos, esperanzas, angustias, experiencias, temores, alegrías, éxitos y fracasos, pero sobre todo profundizar sobre el sentido de la vida misma y los proyectos de vida que se van elaborando de acuerdo a los principios que rigen la conciencia y las circunstancias por las que se va atravesando en las diferentes etapas de la vida.

Pero como todo

Lo valioso, aunque en la amistad debe haber mucha espontaneidad, también debe estar presente un sentido de correspondencia, agradecimiento, respeto, comprensión confianza y cuando sea necesario también perdón, así es que la amistar es un proceso de construcción y consolidación que se va desarrollando a través del tiempo, y también cuando además se pueden compartir los ideales y la fe hay muchas posibilidades de que esa amistad cruce todas las tempestades de la existencia y no solamente hasta el final de la vida, porque cuando muere un amigo su recuerdo queda vivo en los demás e inclusive algunas veces se agiganta.

Podría ser oportuno tomarnos un tiempo para reflexionar sobre que estamos poniendo de nuestra parte para lograr tener o consolidar verdaderas amistades, sin más intereses que la franca convivencia y el cariño y respeto sincero entre amigos.


Te puede interesar: El país soñado

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.