El más peligroso de los monopolios estatales

Es muy importante que los padres de familia y la sociedad en general estemos muy atentos a lo que está sucediendo y se está planeando en el monopolio educativo.



Un monopolio se trata de una situación de privilegio en el cual existe un productor o agente económico (monopolista) que posee poder de mercado y es el único en una industria dada que posee un producto, bien, recurso o servicio determinado y diferenciado. En muchísimas ocasiones ese poder se transforma en una situación muy ventajosa para el monopolista y de gran desventaja para los clientes o consumidores, y por eso se han ido creando leyes para tratar de controlar la formación de estos monopolios.

Sin embargo y por una habilidad retórica o propagandística se ha logrado difundir la idea de que hay unos monopolios benéficos y éstos se asocian muchas veces a los monopolios estatales, partiendo de la idea de que por ser manejados por el Estado, su objetivo no será buscar la máxima ganancia, sino el mayor beneficio para los ciudadanos, idea que en teoría suena razonable, pero que en la práctica ha demostrado innumerables veces que ciertamente no maximiza sus ganancias, es más, muchas veces operan con números rojos, pero los beneficios a los ciudadanos algunas veces se han hecho realidad, pero en multitud de ocasiones lo han perjudicado al no tener otras fuentes o productos a los que recurrir, y tener que estar sujetos a las condiciones de precio, servicio y calidad que ese monopolio impone y que no pocas veces deja mucho que desear, y desde luego esto se debe a que después dichos monopolios en manos del poder se utiliza para beneficio de los mismos funcionarios o políticos responsables, así como para premiar o castigar lealtades y desde luego la corrupción no deja de estar presente muchas veces en grado alarmante.

El caso extremo desde luego ha sido el caso de la Unión Soviética y su imperio que demostró que no solamente monopolizó la producción, sino también la educación, el pensamiento y hasta la libertad, fueron años terribles en los que millones de seres humanos vivieron humillados por un Estado implacable controlado por un solo partido y por un ejército y fuerzas policiacas al servicio del dominio de los gobernantes contra la población, eso es lo que en realidad fue el gran sueño de la supuesta sociedad sin clases y con un gran bienestar. Ciertamente que durante ese período esos países lograron ciertos avances económicos y culturales, de salud, científicos, de transmisión de conocimientos etc., pero a un nivel mucho menor que el resto de Europa o Estados Unidos y Canadá, y a costa de la pérdida de la libertad, y ante tal fracaso todo ese imperio se derrumbó y parecía haber terminado con la caída del Muro de Berlín, sin embargo el mal manejo de las economías y de la corrupción en muchos países más la habilidad de los políticos y la falta de memoria de los ciudadanos han permitido resurgir y con gran fuerza, esa idea de que el Estado es una especie de entidad de bondad y justicia que manejando las grandes empresas del país y controlando toda le economía nos llevaría a ese sueño de una igualdad que es solamente una herramienta de propaganda que todavía funciona muy bien con muchos. Así algunos por idealistas, otros por conveniencia, pues esperan ser de los que administren esos recursos y pasar a ser de los grandes privilegiados que tengan ahora no solamente el poder político sino también el económico apoyan estos sistemas estatistas.

Pero dentro de esos monopolios hay uno que pocas veces se considera y sin embargo es realmente muy peligroso, es el monopolio de la educación, el cual la sociedad ha cedido desde hace muchos años al Estado, pero que hoy en día se pretende utilizar para una radicalización.

Acabamos de escuchar del Licenciado Francisco Luciano Concheiro Bórquez, Subsecretario de Educación Superior lo siguiente: “Frente a la caída del muro de Berlín y con ello la derrota del socialismo real y al avance de la noche neoliberal festejar el comunismo desde nuestro país nos parece esencial en este momento si lo que pretendemos es transformar nuestra lacerante realidad, porque hay que ir más allá de la lucha contra el modelo neoliberal y más allá de una transformación democrática del régimen político, debemos proponernos el comunismo como sociedad emancipada de toda explotación del ser humano y de destrucción de la naturaleza, hay que superar el capitalismo patriarcal y ecosida”.

Desde luego no es tan fácil llegar a esos extremos, ni siquiera trasmitirlos, pero desde luego que utilizando esta base como modelo ideológico para imponerlo en el sistema educativo puede generar una tendencia formativa de dividir y aún de odiar a los que consideramos de otra clase o nivel, que puede desembocar en mayor violencia a la que de por si estamos padeciendo, y en un mayor declive educativo que no nos mueva a ser más eficientes y productivos, y desde luego esto acompañado por ideas de disolución de la familia como núcleo tradicional, de la llamada ideología de género y del ataque a nuestra tradición no favorece para nada una visión constructiva para el futuro,

Es muy importante que los padres de familia y la sociedad en general estemos muy atentos a lo que está sucediendo y se está planeando en este monopolio educativo, que nos debe llevar a reflexionar que no es realmente la educación una dádiva del Estado, sino que está pagada con los impuestos de los trabajadores, empleados profesionistas y de las misma empresas, por lo que los ciudadanos estamos en todo el derecho de participar en el diseño de los planes educativos y de exigir también libertad de enseñanza, pues eso del monopolio estatal educativo es más delicado y peligroso incluso que las reformas que tanto nos preocupan como la eléctrica o la electoral.

Además de lo ideológico hay muchas otras cosas que revisar en esta propuesta educativa y me parece que muchas veces no se le dedica lo suficiente a un tema tan importante que debe preocupar a todos los sectores de la sociedad, porque a todos en un futuro puede beneficiar o perjudicar, porque será la base de los futuros ciudadanos y el enfoque que le darán a su visión de la vida y de su responsabilidad social.


Te puede interesar: Patria, lealtad o traición

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.