Los secretos de Walt Disney

El soñar te da una visión en tu vida; creer es la orientación con la misión que tienes; atreverse es librar las barreras para lograr el éxito, y el hacer es cuando logras el resultado final.


Atreverse y hacer


Te has puesto a pensar cómo de la imaginación de una persona pueden salir animales que hablan: un ratón, un grillo, un pato, plantas y flores con expresiones, príncipes y princesas, cuentos y más cuentos: Blancanieves, Pinocho, Dumbo, la Cenicienta, entre otros muchos, y un lugar en que todo es fantasía para niños y adultos.

Pues esta persona es Walt Disney, un artista norteamericano joven que en 1923 le pidió a un tío prestados 500 dólares para iniciar una compañía que ha sobrevivido por casi un siglo y que, en la actualidad, vale miles de millones de dólares.

Siempre me ha intrigado su personalidad y visión, por lo que hoy quiero platicarte cuáles fueron sus secretos, los cuales puedes aplicar a tu vida y a tu empresa.

¿Cómo logró tanto un joven nacido bajo circunstancias modestas en Chicago de principios de siglo pasado? Disney explicaba su éxito de la siguiente manera: “Sueño, pruebo mis sueños con mis creencias y me atrevo a tomar riesgos para ejecutar mi visión y convertir mis sueños en realidades”.

Cuatro son las palabras claves que veremos el día de hoy: soñar, creer, atreverse y hacer. Esto fue lo que hizo Disney, todas sus decisiones y estrategias se originaron en estos cuatro conceptos.

Soñar: Las ideas nacen de los sueños y de las ideas surge la innovación, la sangre vital de cualquier empresa. Cuenta la historia que cuando Walt Disney era niño, en una clase de arte, se le pidió dibujar flores. Él inmediatamente las dibujó y mejoró su trabajo trazando una cara en el centro de cada flor. No solo soñaba él, sino que motivaba a todos quienes estaban a su alrededor a hacerlo. ¿Qué tanto sueñas tú?, ¿qué tantas ideas nuevas tienes para tu vida, para tu familia, para tu empresa?

Creer: Cuando su fértil mente generaba una idea, se dedicaba de cuerpo y alma a transformarla en un producto, servicio o proceso concreto. Cuentan que, para crear al personaje de Pinocho, se realizaron miles y miles de dibujos hasta que llegó a lo que él deseaba. ¿Cuántas veces nos quedamos en el primer paso? Sólo soñamos, pero nunca creemos que estos sueños pueden ser una realidad.

Atreverse: Se atrevió a enfrentar desafíos, a correr riesgos, y a lograr la excelencia. La decisión de construir Disneylandia representaba un concepto nuevo y riesgoso en el campo del entretenimiento. Su hermano Roy siempre estuvo al lado del él para cuidar el tema del dinero, se decía que Walt era el alocado y su hermano quien cuidaba el dinero. ¿Te atreves a realizar tus sueños? ¿O sólo se quedan en meros propósitos?

Hacer: No sólo una vez, sino muchas: practicar, practicar y practicar. Disney revisaba una y otra vez sus caricaturas, películas y parques de diversiones; hacía que todos sus empleados se capacitaran constantemente y conocieran cada día la visión y objetivos de la empresa. Una vez que te has atrevido a hacer algo, ¿lo realizas constantemente? O bien, ¿te desanimas al primer error o fallo?

El soñar te da una visión en tu vida; creer es la orientación con la misión que tienes; atreverse es librar las barreras para lograr el éxito, y el hacer es cuando logras el resultado final.

Aplica esto a tu vida diaria y podrás afirmar lo que un día dijo Walt Disney: “Mi única ilusión es que nunca perdamos de vista una cosa… que todo empezó con un ratón”.


Te puede interesar: Protege a tus hijos contra las drogas

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.