Imprimir esta página

Embarazo adolescente

Los embarazos en mujeres menores de 19 y 20 años son considerados como embarazos adolescentes y pueden ser el comienzo de una serie de conflictos irreversibles.


Embarazo adolescente


Hace unos meses fui invitada a un congreso titulado “Extremos en edad reproductiva de la mujer”. Me tocó hablar de la maternidad tardía, es decir cuando la mujer se embaraza a partir de los 35 años, los riesgos y realidades. Pero cuál fue mi sorpresa al darme cuenta que el problema serio en nuestro país no está en las mujeres que se embarazan tardíamente, sino en la maternidad temprana o embarazo en niñas adolescentes.

Un embarazo adolescente o a temprana edad es el que ocurre antes de los 19 o 20 años. Las madres menores a esta edad en México ocupan el 18.8% de los nacimientos.

Cada hora alrededor de 50 adolescentes mexicanas se convierten en madres. De acuerdo al INGEI, de los 2.6 millones de nacimientos que se registran al año en el país, 475 mil corresponden a mujeres menores de 20 años.

La proporción de nacimientos de madres adolescentes se ha incrementado en los últimos años, al pasar de 16.5% de total en 1995 a 18.8% en 2010.

Es fácil saber cuáles son los efectos cuando una joven adolescente queda embarazada, El primero de ellos es que su educación se ve afectada. La mayoría de ellas tienen que dejar sus estudios de secundaria o preparatoria y dedicarse a cuidar a su bebé.

La correlación entre maternidad temprana y no completar los estudios reduce a su vez las oportunidades laborales para muchas jóvenes. No hay estudios, no hay trabajos buenos.

¿Y cuáles son los efectos en los niños?

La maternidad temprana puede afectar el desarrollo psicosocial del niño. Los hijos de madres adolescentes tienen más probabilidades de nacer prematuramente, con bajo peso al nacer, lo que predispone a muchas otras condiciones para toda la vida.

Tienen mayor riesgo de retrasos intelectuales, lingüísticos y socio-emocionales. Las discapacidades del desarrollo y problemas de comportamiento se incrementan en los hijos de madres adolescentes.

También se ha notado un rendimiento académico deficiente en estos niños; las hijas de padres adolescentes tienen más probabilidades de convertirse, a su vez, en madres adolescentes. Resulta tres veces más probable que un hijo de madre adolescente sea condenado por la comisión de un delito.

Estos embarazos pueden influir en los hermanos menores. Se ha encontrado que las hermanitas de madres adolescentes son menos propensas a darle importancia a la educación y el trabajo, y más propensas a aceptar el comportamiento humano sexual, la maternidad, y el matrimonio a edades tempranas.

Los hermanos menores también resultaron ser más tolerantes a los nacimientos fuera del matrimonio, además de ser más susceptibles a comportamientos de alto riesgo.

Ser madre adolescente duplica la probabilidad de que una hermana menor también lo sea más adelante.

Nueve consejos para prevenir el embarazo en adolescentes:

1. Abstinencia: invitar e insistir a los adolescentes a no tener relaciones sexuales

2. Comunicación: los padres deben de propiciar la confianza y el acercamiento con los hijos para que juntos busquen asesoría e información sobre el tema.

3. Educación: que reciban información adecuada y veraz sobre la sexualidad

4. No a las influencias: muchos jóvenes suelen caer en la tentación por las presiones sociales.

5. Decir NO: saber negarse ante cualquier situación con la que no están de acuerdo o se sienten incómodas.

6. Ayuda: como papás abrir un canal por si nuestras hijas necesitan ayuda, que no acudan solo a sus amigas.

7. Responsabilidad: hacerle saber a las hijas cuales son las consecuencias de tener relaciones sexuales a corto y a largo plazo. Y a nuestros hijos que acepten que la responsabilidad es de ambos, y no solo de ellas.

8. Alcohol y drogas: evitar consumirlas, ya que se pierde el control bajo su efecto.

9. Valores: fomentar valores como el respeto a su cuerpo, a la vida, a las decisiones de los demás, al ejercicio de la sexualidad.

Si eres papá o mamá de un adolescente, vive muy cerca de ellos y no le tengas miedo a hablar sobre el tema de la sexualidad, le evitarás muchos problemas para su futuro.

Y si eres una adolescente, piensa muy bien antes de tener una relación sexual, cuida y respeta tu cuerpo, no te dejes llevar por los demás y piensa muy bien que esto cambia totalmente tu vida.

Te puede interesar: ¿Cómo mantener la chispa en mi matrimonio? 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com