Decálogo en las redes sociales

Es importante reflexionar cómo estamos utilizando las redes sociales, qué imagen estamos transmitiendo y qué tan respetuosos somos con los demás.



Diariamente nos comunicamos con los demás, y uno de los medios que utilizamos son las redes sociales. Estas nos han dado la posibilidad de tener una voz con personas a las cuales no conocemos en ciudades y países remotos.

Queramos o no, estamos dentro de esta rueda comunicativa en que cualquier publicación que hagamos puede ser aplaudida o abucheada al mismo tiempo.

Sin duda, todo lo que hacemos en las redes sociales nos influye en la vida. Lo que decimos en los medios sociales nos influye, lo que compartimos nos influye, lo que callamos nos influye, y hace que las personas generen una imagen sobre nosotros.

Todos somos capaces de comunicarnos, pero no siempre lo hacemos de la mejor manera posible. Es por ello, que hoy quiero compartir contigo el “Manifiesto de la comunicación no hostil”, iniciativa que surge en el contexto del simposio celebrado en Trieste, Italia, en febrero de 2017, auspiciado por el colectivo Parole/Stili.

Con la idea de que el poder de las palabras es importante, y que en las redes sociales predomina el mal uso de estas, incluso el insulto y la denigración, este colectivo ha preparado este manifiesto para propagar, viralmente un estilo positivo en la red, mediante el uso cuidadoso del lenguaje, de las propias palabras.

Se trata de un Decálogo de sentido común, que todos pueden entender y que vale la pena difundir. Incluso debíamos imprimirlo y colocarlo en lugar visible de nuestras casas. Establece lo siguiente:

1. VIRTUAL ES REAL. Digo y escribo en la red solo las cosas que tengo la valentía de decir en persona.

2. SÉ ES LO QUE SE COMUNICA. Las palabras que elijo relatan la persona que soy: me representan.

3. LAS PALABRAS DAN FORMA AL PENSAMIENTO. Me tomo todo el tiempo necesario para expresar lo mejor posible mi pensamiento.

4. ANTES DE HABLAR HACE FALTA ESCUCHAR. Nadie tiene siempre la razón, tampoco yo. Escucho con honradez y apertura.

5. LAS PALABRAS SON UN PUENTE. Elijo las palabras para comprender, hacerme entender, acercarme a los demás.

6. LAS PALABRAS TIENEN CONSECUENCIAS. Sé que cada una de mis palabras puede tener consecuencias, grandes o pequeñas.

7. COMPARTIR ES UNA RESPONSABILIDAD. Comparto textos e imágenes solo después de haberlos leído, valorado, comprendido.

8. LAS IDEAS SE PUEDEN DISCUTIR. LAS PERSONAS SE DEBEN RESPETAR. No convierto a quien sostiene ideas que no comparto en un enemigo al que hay que eliminar.

9. LOS INSULTOS NO SON ARGUMENTOS. No acepto insultos ni agresividad, ni tan siquiera a favor de mi tesis.

10. TAMBIÉN EL SILENCIO COMUNICA. Cuando la mejor elección es callar, callo.

Como verás, es un decálogo sencillo pero que relanza las antiguas virtudes de la comunicación interpersonal. Te invito a que reflexiones cada uno de estos puntos y te des cuenta de cómo estás utilizando las redes sociales, qué imagen estás transmitiendo, qué tan respetuoso eres con los demás, o más bien eres agresivo. Pero, sobre todo, que sean un medio en tu vida para ponerte en contacto con otros y nunca un substituto que te aleje de tus seres queridos.


Te puede interesar: El papá en la primera infancia

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.