A Dios rogando… y con el mazo dando

Lo que debemos aprovechar aquí en México y en el mundo entero, iniciar una campaña intensa de rezos del Rosario para librarnos del embate cada vez más rabioso de la izquierda ahora Populista, que aparentemente ha tomado la estafeta del comunismo, aunque en realidad es lo mismo, solo que con otro nombre.


Populismo y comunismo


“No temas, responde con atrevimiento, que Dios te ayudará.”

“Mis voces” a Santa Juana de Arco.

“El cristiano tibio, es un soldado menos en la lucha contra el mal”

Anónimo.

El santo rosario se ha venido rezando desde Santo Domingo de Guzman (1170- 12219), sin embargo se hizo notorio su valor para salir triunfante de graves peligros (independientemente de las gracias que obtienen los que lo rezan), como fue en la famosa batalla de Lepanto que ganó el Cristianismo sobre el tremendo peligro del Islam que amenazaba al mundo Cristiano. También fue notorio que habiendo pedido la virgen de Fátima a los pastorcillos que se rezara el rosario por la conversión de la Rusia comunista, efectivamente en Rusia cayó la izquierda socialista atea (como en Lepanto cayó la Media Luna ante la Cruz), a tal grado que Putin llego a decirle a Obama: “Hace treinta años ustedes en EE.UU. se referían a Rusia como un país sin Dios, ahora que Rusia ha regresado a Dios, ustedes lo han hecho a un lado.” No cabe duda de que el rezo del Rosario, tiene una gran fuerza, cumpliéndose aquello por lo que la Virgen había pedido que se rezara. Parte de las consecuencias del rezo del rosario, fue la intervención del su Santidad San Juan Pablo II, nuestro querido Papa mexicano y la acción valiente del polaco Lech Valesa y sus compañeros, reconociendo Gorvachov el fracaso económico y social del comunismo o socialismo que es lo mismo (la izquierda).

Es lo que debemos aprovechar aquí en México y en el mundo entero, iniciar una campaña intensa de rezos del Rosario para librarnos del embate cada vez más rabioso de la izquierda ahora Populista, que aparentemente ha tomado la estafeta del comunismo, aunque en realidad es lo mismo, solo que con otro nombre.

Pero hagamos un poco de historia. El Islam a punta y a tajo de cimitarra había conquistado el Medio Oriente, todo el norte de África, la Península Española, llegando a las puertas de París, donde fue derrotado por Karl Martell abuelo de Carlo Magno en Poitiers en 732. Iniciando la Cruzada de Reconquista el Rey Pelayo de Asturias había ya infringido la primera derrota a los moros en Covadonga con el apoyo de la Virgen en 718. La Reconquista duró setecientos años prácticamente. El Avance del Islam en occidente se había frenado, pero los turcos ahora se lanzaban sobre el este, Grecia y los Balcanes hasta Hungría y el poderío marítimo del Islam había crecido tremendamente a tal grado que el Mar Mediterráneo caía totalmente bajo su dominio, se decía que ya era “un lago turco”, a lo que ayudaban los piratas moros, entre los que destacaban los temibles Barba Roja y Dragut de Marruecos.

Que el Mar Negro ya lo estaba desde antes. Empezaron por expulsar de Tierra Santa a los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén fundados en 1208, los que se establecieron la isla de Rodas (1310- 1522), siendo el principal enemigo de los turcos. Teniendo que salir de ahí, Carlos V de España les cedió la Isla de Malta, de donde tomaron el Nombre de Caballeros de Malta. Considerándolos los turcos como su principal peligro Solimán el Magnífico ordeno el ataque de Malta en 1565, siendo el Gran Maestre de la Orden el francés Juan Parisot de la Valette que resistió con sus heroicos caballeros y soldados el brutal asedio sobre la principal defensa establecida en la capital de la Isla, Valeta con su fuerte de San Elmo. Esta resistencia heroica nunca esperada, con el apoyo oportuno de España hizo fracasar el intento turco de eliminar el único obstáculo serio para el dominio absoluto del Mediterráneo.

Por tierra el Islam había conquistado a Atenas en 1397, ya en 1389 los turcos habían tenido una importante victoria sobre el Reino Serbio, en la Batalla de Kosovo venciendo a Segismundo Rey de Hungría. En 1444 tienen otra victoria en la Batalla de Verna sobre Vladislao Rey de Hungría y de Polonia. Terminado con el Imperio Romano de Oriente, llamado también Bizantino, al conquistar a Constantinopla (1453), que a la postre se conocía como Bizancio, convirtiendo la muy importante ciudad en Estambul y la preciosa catedral de la Agia Sophia (Santa Sofía) en la más hermosa mezquita del mundo. En 1541 cae Buda, la capital de Hungría.

Para detener el avance del poderío otomano que ponía en peligro a todo el mundo cristiano, el Papa Pio V convocó a los países de Occidente a enfrentar la gran armada turca, formándose una alianza cristiana entre el Estado Vaticano, Génova, Venecia y España la más importante, conformando una gran armada al mando de Don Juan de Austria (Jeromin) hermano de Felipe II en cuya nave la Real ondea el estandarte papal con la imagen de Cristo Crucificado y otra bandera azul con la imagen de la Virgen de Guadalupe. La épica batalla (7 de octubre de 1571) se desarrolla en las costas de Corinto en el estrecho de Lepanto. Ali Pacha el Magnífico, almirante del Sultán Salem en su nave “La Sultana” enfrenta directamente a Juan de Austria y tras horas de guerrear enconadamente surge triunfante la flota Cristiana, apoyada por las oraciones del Santo Rosario de todo el mundo católico a instancias del Santo Padre Pio V que reconoce el triunfo a la intervención de la Santísima Virgen movida por las oraciones del Santo Rosario.

Todavía el 12 de septiembre de 1683, ante la amenaza del ejército turco que ha avanzado hasta las puertas de la capital de Austria, siendo una amenaza seria para toda Europa, el Emperador de Austria se encomienda a la Virgen del Rosario a quien atribuye el triunfo en la Batalla de Viena.

El 5 de agosto de 1716 el Duque Eugenio de Saboya derrota a los turcos en la batalla de Tamesvar hoy Rumania El Papa Clemente XI atribuye la victoria a la intervención de la Virgen del Rosario e instituye el 7 de octubre en memoria a la batalla de lepanto como fiesta universal de la virgen.

En todos estos casos para el cristianismo tan importantes, la oración del santo rosario fue muy clave, pero simpre fue definitiva la acción descidida y firme de la población cristiana. En estos días tenemos también una amenaza tremenda contra el cristianismo, nuevamente por parte de la cultura de la muerte (la izquierda populista, de Maduro, Ortega, López Obrador y otros) que aprovechan la ingenuidad para imponer la ideologia de genero (contra la Vida, la familia y la Libertad de religión, impulsada en su momento por Obama y la Clinton).

Recurramos también al rezo del rosario, seguros de que saldremos airosos de esta contienda. Nuestra Santísima Madre nos apoyara sin lugar a dudas. Pero también actuemos, que ¡a Dios rogando y con el mazo dando! No hay duda que esto es indispensable para superar todos nuestros graves problemas incluyendo el tan importante del medio ambiente, nuestra querida madre naturaleza.

“Donde hay Bosques hay Agua y Aire puro; donde hay Agua y Aire puro hay Vida.”

 

Te puede interesar: Isabel la Católica nos enseña el camino 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.