La feria del video 2020

Si el gobierno cree que podrá aplastar a todos sus contrincantes sin pagar ningún precio, se equivoca.


Exhiben a todos


El que esté libre de culpa que proyecte el primer video.

La feria del video en su edición 2020 abrió sus puertas y ha causado conmoción a nivel nacional.

Auspiciada y promovida por la presidencia de la República, la feria ha mostrado que este año no se quedará en simples bailecitos, bromas estúpidas o situaciones chuscas de pastelazo. La feria del video de este año promete acabar con todos los de la clase política de los últimos años.

No importa si se trata de encumbrados o de asistentes que simplemente cumplían órdenes; no importa si se trata del hermano del presidente, del cercano al gobernador, de un expresidente. Todos pasarán en una gigantesca producción de la que no parece nadie salir sin mancha. Si no sales en un video, saldrás en una declaración judicial, vinculado a algo sucio, algo torvo, algo que te ponga en sospecha. No importa si es de antier, de hace dos años, de hace cinco o de hace veinte.

En la feria del video lo importante es quemar al otro, embarrar al adversario, empatar el marcador. Si mi jefe era corrupto, el hermano del presidente también lo es; si a ti te llevaron bolsas de plástico, a aquellos les tocó de papel reciclado. No importa si estás en el Vips o en el recinto legislativo, cámaras y micrófonos ya te tienen grabado y pronto sabremos de ti. Tenlo por seguro.

Todo parece indicar que el gobierno no tiene una estrategia muy definida sobre lo que pasa con el caso Lozoya, y sus consecuencias. Parece que se les sale de las manos. La declaración del exdirector de Pemex es escandalosa, pero muy débil para constituir prueba en contra de los que señala.

Si el gobierno cree que podrá aplastar a todos sus contrincantes sin pagar ningún precio, se equivoca. A estas alturas del partido una cosa es clara: en su expresidencia López Obrador pasará al banquillo de los acusados y paseará inevitablemente por los juzgados. No será necesario que se robe un solo peso para ello, simplemente su reiterada conducta ilegal como presidente lo permitirá.

El poder que tiene ahora el presidente necesariamente tenderá a mermarse. La debilidad de sus adversarios no será eterna. Personajes con fuerza y arraigo como lo es él, terminan por generar su propia oposición.

Las imágenes del hermano del presidente recibiendo bolsas de dinero son un duro golpe a la figura presidencial. Además, se trata de su familia lo que lo hace todavía más ominoso. Las fotografías del señor Pío López Obrador en las Islas Caimán merecen una explicación. El tipo no está en El Rollo, ni en Oaxtepec o en Six Flags, está en un paraíso fiscal. ¿A qué fue el hermano del hoy presidente por esas lejanas tierras? ¿A comprar artesanías? ¿A ver un partido de beisbol que tanto les apasiona? ¿O a depositar el dinero que le daba el gobierno de Chiapas? Porque en este asunto, el que fuera gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, debe también una explicación sobre el comportamiento de su subordinado entregando dinero al hermano de un candidato presidencial.

Así pues, que rolen, que circulen los videos que siempre habrá un video como siempre hay un tuit, y siempre habrá manera de degradar al de enfrente.

Y como nadie saldrá limpio, pues la competencia será por ensuciar al otro para igualar el marcador. Esperemos los próximos videos.


Te puede interesar: Tips para acusar en una declaración

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.