Claudia y los costos de su sacrificio

Corrupción en las múltiples facetas que puede haber en una obra pública parece ser el resultado que habrá de las investigaciones que se hagan.



El miércoles pasado El Financiero publicó una encuesta sobre la aprobación ciudadana al gobierno capitalino. La calificación pasó de 71 a 49 puntos y su porcentaje de desaprobación pasó de 26 a 49 por ciento. La gráfica es elocuente. La caída de la popularidad con que gobernaba Sheinbaum es escandalosa y no es para menos con la tragedia del Metro en la CDMX.

La bajada de la aprobación de Claudia Sheinbaum es lógica. Es la respuesta de la ciudadanía a las fallas de un gobierno, a lo que se deja ver claramente como una cadena de irresponsabilidades que no es de ahora, sino que tiene 30 años, lo mismo que lleva el grupo al que pertenece Sheinbaum en el poder.

Nadie culpa directamente a la jefa de Gobierno; las miradas están puestas atrás, en el pasado y en su escurridiza y nefasta directora de ese sistema de transporte. A menos que sea una falla de mantenimiento por la política de austericidio que ha impuesto el presidente en todos lados porque entonces sí estaríamos ante un problema gravísimo de irresponsabilidad personal. Ahorrar en el mantenimiento del transporte público es un acto criminal que, como ya vimos, cuesta vidas. Economizar a costa de matar a los demás no es algo que la gente vea con buenos ojos. Si el tema fue de austeridad, esas 26 vidas van a perseguir a Sheinbaum toda su vida.

Sin embargo, el propio gobierno de la ciudad, los observadores políticos e incluso gente con cierta pericia técnica en el tema tienden a señalar el asunto de la corrupción en la Línea 12, cuya presencia en nuestra vida pública ha sido una calamidad de corruptelas para unos y un arma mortífera para otros. Corrupción en las múltiples facetas que puede haber en una obra pública parece ser el resultado que habrá de las investigaciones que se hagan. Habrá un peritaje internacional, noruego concretamente, para que nuestra arraigada suspicacia no ponga en tela de juicio el dictamen final. Se antoja que es una buena elección la de los nórdicos. Nada más distinto que la fama de un noruego en comparación con la de alguien emanado de las filas de Morena: los noruegos son conocidos por trabajadores, metódicos, eficaces y responsables, en contra de la famita de los militantes del partido de AMLO: ineptos, corruptos, ignorantes y prepotentes. Por ese lado, muy bien por la decisión de la jefa de Gobierno.

El asunto de fondo político, la pregunta que se impone es ¿hasta cuándo Claudia Sheinbaum tolerará las ineptitudes de quienes no forman parte de su equipo, pero cuyas medidas tiene ella que pagar el costo? ¿Hasta cuánto capital político está dispuesto a pagar Claudia Sheinbaum por las decisiones de López-Gatell o de Marcelo Ebrard y hasta del propio presidente? Es claro que en todo este asunto, ella es la que paga. Y ese es el problema al que la enfrenta la investigación de la tragedia del Metro: saber que los culpables están entre los suyos.

Sabemos que el presidente y su gente cercana –entre quienes se encuentra, por supuesto, Sheinbaum– son dados a culpar al pasado neoliberal de todas sus ineptitudes, ineficacias, errores y disparates. El problema que enfrenta la señora Sheinbaum es que el pasado son ellos, su grupo. Porque esta ciudad lleva décadas gobernada por la camarilla incrustada ahora en el gobierno federal. Si abre el pasado encontrará a sus amigos, a sus compañeros, a sus mentores y hasta a su jefe y líder máximo. No parece un reto sencillo, pues alguien tendrá que salir mal de ese juego. La pregunta es si Claudia Sheinbaum está dispuesta a sacrificarse para salvar a otros. De entrada, sin respuesta a esa pregunta ya pagó más de 20 puntos. ¿Hasta cuándo y hasta cuánto pagará Claudia?


Te puede interesar: AMLO y Echeverría en Nuevo León 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.