Mandamientos, no mandatos

Es momento de recuperar la confianza en Dios y restablecer una sana desconfianza en unos líderes que al rechazar la ley de Dios, muestran abiertamente su desprecio por la vida humana.



Vivimos en una época de gran confusión. Habiendo perdido toda brújula moral, la falta de valores compartidos se hace cada día más evidente.


Te puede interesar: Nuevo Año, nuevas reflexiones

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.