El COVID-19 y las personas con discapacidad

Hoy bajo la pandemia de COVID-19, podríamos tener una frase: “Atención a la emergencia para todos”. Y para todos incluye a todos los grupos vulnerables.


Dificultades ante la pandemia


Salud para todos en México, esta hermosa frase pareciese una petición al hada de los cuentos; pero vamos a encontrarnos que la misma ahora tantas veces politizada cobra vida en otro sentido, totalmente humanitario, esto podríamos referirnos al concepto de cobertura universal de la OMS, “que toda persona en cualquier comunidad puede recibir los servicios sanitarios que requiere” con la calidad necesaria para mejorar su salud sin que por ello sufran dificultades económicas abarcando todos los componentes del sistema de salud.

Hoy bajo la pandemia de COVID-19, podríamos tener una frase: “Atención a la emergencia para todos”. Y para todos incluye a todos los grupos vulnerables.

Para empezar el “todos” debemos comprender y tener claro que (PcD) son PERSONAS con discapacidad y que estas se encuentran así por nacimiento, accidente, etc. Que ha perdido o no ha desarrollado, o le faltan las herramientas para valerse por sí misma e incorporarse dentro de la sociedad. El problema está en que por ello padecen diversas dificultades en distinto aspecto de su vida.

Las personas con alguna discapacidad no sólo tienen mayor riesgo de complicaciones de salud graves, sino que también tienen necesidades particulares de apoyo frente a cualquier situación de emergencia. Bajo esta nueva condición de vida, el respeto de todos los derechos humanos comprendidos, los derechos económicos sociales, civiles y políticos, será completamente indispensable para el éxito de la salud pública frente a la emergencia.

Debemos tener en cuenta que si se contagian las personas con alguna discapacidad pueden enfrentar barreras adicionales, por la dificultad de comunicación, desplazamiento y movilidad que les condicionan en el día a día. También debemos estar alertas y prepararnos al riesgo de enfrentar casos más graves. Para ello se sugiere tener presente.

1.- Las recomendaciones que da el Consejo Nacional de Derechos Humanos.
2.- Trabajar con algún Organismo no gubernamental.
3.- Estar en contacto con otras personas que puedan apoyar en la movilidad.
4.- Contar con un plan de emergencia familiar, emergencia en hospital, teniendo soluciones.
5.- Conocer las condiciones mínimas de apoyo, tener expediente de documentos actualizado.


Te puede interesar: Reflexiones sobre el racismo

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.